Diferencia entre revisiones de «MÁRTIRES COLOMBIANOS DE LA ORDEN HOSPITALARIA»

De Dicionário de História Cultural de la Iglesía en América Latina
Ir a la navegaciónIr a la búsqueda
 
(No se muestra una edición intermedia de otro usuario)
Línea 1: Línea 1:
 +
== ==
 
Grupo de siete jóvenes sacerdotes colombianos pertenecientes a la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios que fueron asesinados en 1936 con ocasión de la Guerra Civil Española; fueron los primeros colombianos en ser beatificados.
 
Grupo de siete jóvenes sacerdotes colombianos pertenecientes a la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios que fueron asesinados en 1936 con ocasión de la Guerra Civil Española; fueron los primeros colombianos en ser beatificados.
 
   
 
   
Línea 49: Línea 50:
 
*San Juan Pablo II. “Beatificación de 122 mártires españoles y de una laica ecuatoriana”. ''Página web del Vaticano''. Consultado el 01/12/2014, disponible en: http://www.vatican.va/holy_father/john_paul_ii/homilies/1992/documents/hf_jp-ii_hom_19921025_beatificaz-martiri_it.html   
 
*San Juan Pablo II. “Beatificación de 122 mártires españoles y de una laica ecuatoriana”. ''Página web del Vaticano''. Consultado el 01/12/2014, disponible en: http://www.vatican.va/holy_father/john_paul_ii/homilies/1992/documents/hf_jp-ii_hom_19921025_beatificaz-martiri_it.html   
  
*Vélez Saldarriaga, Luis Bernardo. “Beatos Mártires Hospitalarios Colombianos”, en ''Pregunta  Santoral''. Consultado el 01/12/2014, disponible en: http://www.preguntasantoral.es/2011/09/beatos-martires-hospitalarios-colombianos/  
+
*Vélez Saldarriaga, Luis Bernardo. “Beatos Mártires Hospitalarios Colombianos”, en ''Pregunta  [[URUGUAY;_Santoral | Santoral]]''. Consultado el 01/12/2014, disponible en: http://www.preguntasantoral.es/2011/09/beatos-martires-hospitalarios-colombianos/  
  
  
 
'''SIGRID MARÍA LOUVIER NAVA / RICARDO ZULUAGA GIL'''
 
'''SIGRID MARÍA LOUVIER NAVA / RICARDO ZULUAGA GIL'''
 +
  
 
<relatedtags>
 
<relatedtags>

Revisión actual del 19:43 10 ago 2020

Grupo de siete jóvenes sacerdotes colombianos pertenecientes a la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios que fueron asesinados en 1936 con ocasión de la Guerra Civil Española; fueron los primeros colombianos en ser beatificados.

De origen campesino o de pueblos pequeños y muy piadosos, los jóvenes ingresaron a la orden entre 1930 y 1933, y fueron enviados a terminar su formación y estudios a España entre 1934 y 1935, siendo ubicados en una casa para enfermos mentales en Ciempozuelos, donde cumplían labores de enfermería.[1]

Desde el inicio del gobierno del Frente Popular español la persecución religiosa fue una realidad que se acentuó tras el inicio de la Guerra; en la zona republicana los comunistas y anarquistas asesinaron un gran número de católicos por el simple hecho de ser piadosos; entre ellos se cuentan 2300 religiosos, de los cuales 98 eran de la Orden Hospitalaria, entre los que se destacan los 7 colombianos. Cuando empezó la persecución religiosa, los siete jóvenes fueron llamados a repatriarse por medio del embajador de su país en Madrid, quien los envió en tren hasta Barcelona para que retornasen a su hogar, allí los esperaba el cónsul en esa ciudad, quien es la principal fuente de información acerca del martirio de estos jóvenes piadosos.

El cónsul, Dr. Ignacio Ortiz Lozano, se dirigió a la estación del tren varias veces para recibir a los colombianos pero no encontraba información de ellos, hasta que le comunicaron que había siete colombianos en la cárcel, noticia ante la cual se dirigió al centro penitenciario, pero no le permitían verlos sin una autorización de la Federación Anarquista Española, documento conseguido pero que no sirvió de nada, pues cada vez que el cónsul se dirigía verlos le tenían una nueva excusa, hasta que la mañana del 9 de agosto le comunicaron que habían sido llevados al Hospital Clínico; entonces comprendió que los habían asesinado.

Una vez enterado de ello, el cónsul se dirigió a la morgue, en cuyo sótano encontró 120 cadáveres entre los cuales debió identificar a los colombianos. Sus cuerpos se hallaban en un estado inimaginable, ropas rasgadas, ojos desorbitados, rostros sangrantes, cuerpos mutilados y desfigurados, todo por el hecho de ser católicos. “Al fin por los documentos que llevaban los identifiqué a todos; pero aun conociéndolos, no les hubiera podido identificar. No puedo decir la impresión de dolor, de pavor y de indignación que experimenté en presencia de ese espectáculo”. Ante tal acontecimiento el Gobierno Colombiano envió notas de protesta al gobierno de Madrid.[2]

Los siete mártires fueron beatificados por San Juan Pablo II el 25 de octubre de 1992, formando parte de un grupo de 71 hospitalarios martirizados durante la Guerra Civil Española. En aquella ocasión el Papa señaló: “Todos estos Hermanos (…) dieron su vida por la fe y como prueba suprema de amor. Su martirio sigue los pasos de Cristo, misericordioso y buen samaritano, tan cercano al hombre que sufre al entregar la vida por la salvación del género humano. (…) Estos mártires son ejemplo y estímulo para todos, pero particularmente para vosotros, Religiosos de la Orden Hospitalaria, y también para cuantos dedicáis vuestra vida al cuidado y servicio de los enfermos, especialmente los más pobres y marginados. En vuestro apostolado tratad de ser siempre instrumentos del Señor, que «está cerca de los atribulados y salva a los abatidos» (…)”.[3]

Esteban Maya Gutiérrez (Pácora, 1907- Barcelona, 1936)

Fray Esteban nació en Pácora, departamento de Caldas, el 19 de marzo de 1907. Hijo de Baudilio Maya y Teresa Gutiérrez, recibió en el bautismo el nombre de Gabriel José. Ingresó a la Orden de los Hermanos Hospitalarios de San Juan de Dios en 1932, cambiando su nombre por el de Esteban. En 1934 fue enviado a España para estudiar y servir a los necesitados en el hospital psiquiátrico de San José. Alcanzó el martirio a la edad de 29 años.

Rubén de Jesús López Aguilar (Concepción, 1908- Barcelona, 1936)

Hijo de Joaquín López y Efigenia Aguilar, Fray Rubén nació el 12 de abril de 1908 en Concepción, departamento de Antioquia. Desde muy joven sintió el llamado al sacerdocio, pero la falta de recursos le impidió seguir con sus estudios y seguir su vocación. No fue sino hasta que los hermanos de San Juan de Dios fueron hasta su pueblo en promoción vocacional, cuando le fue posible prepararse en el servicio a Dios en los más necesitados: entró al postulantado en Bogotá en 1930, para profesar solemnemente en 1935 y ser enviado a España ese mismo año. Alcanzó el martirio a la edad de 28 años.

Luis Arturo Ayala Niño (Boyacá, 1909- Barcelona, 1936)

Luis Arturo nació en Tuta, Boyacá, el 17 de abril de 1909; sus padres fueron Carlos Ayala Niño y Ezequiela Niño. Viajó junto con su hermana para continuar sus estudios a Bogotá, ciudad en que trabajó como recepcionista y mesero en el hotel Salto de Tequendama; asimismo, se desempeñó como ayudante de enfermería en el hospital psiquiátrico de Nuestra Señora de las Mercedes, donde conoció a los hermanos hospitalarios. Ingresó a la Orden Hospitalaria en 1928 y al año siguiente fue trasladado a España, donde realizó su profesión solemne en 1933. Fue asesinado a los 27 años de edad.

Melquíades Ramírez Zuluaga (Sonsón, 1909- Barcelona, 1936)

Nació en Sonsón, departamento de Antioquia, el 13 de febrero de 1909. Sus padres, Ananías Ramírez y Cleotilde Zuluaga lo bautizaron con el nombre de Ramón. Terminó sus estudios y se dedicó al cultivo de la tierra. Fue más tarde, en 1933, cuando ingresó a la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios, encaminado por Mons. Ignacio Botero; cambió entonces su nombre por el de Melquíades e inició su noviciado. En 1935 llegó a España, y alcanzó el martirio al año siguiente, a la edad de 27 años.

Juan Bautista Velázquez Peláez (Jardín, 1907- Barcelona, 1936)

Fray Juan Bautista nació en El Jardín, departamento de Antioquia, el 9 de julio de 1909. Sus padres, Álvaro de Jesús Velázquez y María del Carmen Peláez, lo bautizaron como Juan José. Realizó estudios en educación y ejerció esta profesión hasta 1932, año en el que ingresó a la Orden Hospitalaria. Caracterizado por su carácter alegre, jovial y piadoso, fue enviado en 1934 a España y dos años después, asesinado a los 29 años de edad.

Gaspar Páez Perdomo (La Unión, 1913- Barcelona, 1936)

Luis Modesto Páez Perdomo nació en La Unión, en el departamento de Huila, el 15 de julio de 1913. Ingresó a la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios a la edad de veinte años, cambiando su nombre por el de Fray Gaspar; se distinguió por su devoción a la Virgen María, así como por su sencillez y caridad fraterna. Viajó a España para completar su formación, donde murió mártir a los 23 años de edad. Eugenio Ramírez Salazar (La Ceja, 1913- Barcelona, 1936) La Ceja, departamento de Antioquia fue el lugar donde nació Fray Eugenio el 2 de septiembre de 1913. Sus padres, José María Ramírez y Ana Rosa Salazar, lo bautizaron con el nombre de Alfonso Antonio. En 1932 decidió formar parte de hermanos hospitalarios, al año siguiente hizo su profesión religiosa y comenzó a trabajar como jefe de atención nocturna psiquiátrica en el Hospital Psiquiátrico Nuestra Señora de las Mercedes de Bogotá. Finalmente en 1934 fue enviado por sus superiores a España, a trabajar en el hospital psiquiátrico de Ciempozuelos. Fue el más joven de este grupo en alcanzar el martirio, pues tenía 22 años cuando fue asesinado.

Notas

  1. El «Sanatorio de San José» para enfermos mentales situado en Ciempozuelos, fue erigido y regenteado por la Orden Hospitalaria de San Juan De Dios. Autorizado por el Ministerio de la Gobernación en la Real Orden del 23 de febrero de 1877, aceptó su primer paciente varón el 13 de mayo de 1877, y a partir del día 1 de mayo de 1881 comenzó la asistencia a las pacientes mujeres.
  2. Testimonio de Ignacio Ortiz citado en Vélez Saldarriaga.
  3. San Juan Pablo II, 2.

Bibliografía

  • Datum Servicio de información de la Fraternidad de Agrupaciones Santo Tomás de Aquino. “Los mártires colombianos de la Comunidad San Juan de Dios”. Consultado el 01/12/2014, disponible en: http://www.datum.org.ar/?p=1045


SIGRID MARÍA LOUVIER NAVA / RICARDO ZULUAGA GIL


Artículos relacionados