Diferencia entre revisiones de «VASQUEZ Eduardo Fray»

De Dicionário de História Cultural de la Iglesía en América Latina
Ir a la navegaciónIr a la búsqueda
Línea 18: Línea 18:
 
==BIBLIOGRAFÍA==
 
==BIBLIOGRAFÍA==
  
MARTINEZ MARIN José O.P. “Dominicos en Panamá”, Panamá, 2004
+
MARTINEZ MARIN José O.P. ''“Dominicos en Panamá”'', Panamá, 2004
  
OSORIO OSORIO Alberto, “Historia Eclesiástica de Panamá 1815-1915” Panamá, 2000
+
OSORIO OSORIO Alberto, ''“Historia Eclesiástica de Panamá 1815-1915”'' Panamá, 2000
  
 
'''MANUELITA NÚÑEZ CASTILLEROS'''
 
'''MANUELITA NÚÑEZ CASTILLEROS'''

Revisión del 21:17 9 mar 2017

(Tunja, 1802 – Roma, 1870) Obispo, Religioso dominico, Escritor

- dominico (Tunja, Colombia 13 octubre 1802 +Roma, 2 enero 1870) Obispo de Panamá- profesor, predicador y escritor polémico. Nació en Tunja, Colombia, el 13 de octubre de 1802. Ingresó a la Orden de Predicadores en 1819. Un año después, el 13 de julio de 1820 hizo la profesión religiosa, pasando después a la universidad de Santo Tomás de Bogotá para los estudios de filosofía y teología. Poseía una gran memoria, aplicado, y con dotes de orador sagrado. Ejerció los cargos de maestro de novicios, lector primario y vice-regente. Nunca fue superior o prior de convento alguno, debido tal vez a su carácter fuerte y duro. Se destacó como profesor, predicador y escritor polémico.

En 1851 el Congreso de Colombia lo presentó para el obispado de Panamá, nombramiento que no se llevó a efecto debido a las relaciones entre el Gobierno de Colombia y la Santa Sede. Como obispo electo visitó el Istmo en diciembre de este mismo año. En 1853, el Internuncio de Colombia, Mons. Lorenzo Barili lo nombró Visitador Apostólico de la diócesis de Panamá. Al año siguiente, 1854, la Santa Sede lo nombró Vicario Apostólico del Istmo, al que renunció argumentando que este nombramiento no le daba las facultades necesarias para reorganizar los asuntos eclesiásticos de la diócesis. Mons. Lorenzo Barili informó a Roma de la respuesta y los motivos aducidos por fray Eduardo Vásquez. Entonces Pio IX lo nombró obispo el 27 de agosto de 1855, siendo consagrado el 23 de diciembre de ese mismo año en el convento de Santo Domingo de Bogotá por Mons. Bernabé Rojas, también dominico y obispo de Santa Marta. Por medio del canónigo Fermín Jované tomó posesión de la sede de Panamá, adonde llegó el día 4 de marzo de 1856. El sábado santo de ese año inició la primera visita pastoral de la ciudad de Panamá, prosiguiéndola por Chepo, Pacora, Gorgona, Cruces, Chorrera, Capira, Chame, San Carlos, Penonomé y Antón, reiniciándola tras breve descanso. El 13 de julio estaba en San Miguel de Atalaya. No se sabe si llegó hasta Chiriquí. El 25 de octubre publicó una carta pastoral sobre la Inmaculada Concepción, reglamentando el tiempo para ganar las indulgencias del jubileo con motivo de la definición de la dogmática.

Con el triunfo de la revolución del General Tomás Cipriano de Mosquera en 1861, se inició una violenta persecución a la Iglesia. El 22 de diciembre de 1862, cuando el obispo se preparaba para los funerales del general Julio Arboleda, fue apresado en la catedral. Incomunicado lo condujeron al palacio episcopal, siendo deportado ese mismo día hacia el Perú, vía Taboga.

Regresó tres años después, el día 4 de agosto de 1865. Dispuesto a continuar sirviendo a la Iglesia, reanudó las visitas pastorales. En Santiago de Veraguas confirmó al niño Juan José del Carmen Cornejo Sánchez, futuro dominico panameño, quien con el nombre de Fray Vicente María tomado al entrar en la Orden de Predicadores, llegaría a ser un eminente teólogo, canonista e historiador. En 1868 marchó hacia Bogotá para asistir al Concilio Provincial, que se inició con el discurso de apertura de Fray Eduardo Vásquez, el día 5 de julio de ese mismo año. En 1869 marchó a Roma para asistir al Concilio Vaticano I, convocado para el 8 de diciembre, adonde llegó enfermo de neumonía. Pio IX le envió su médico personal. Murió en Roma el día 2 de enero de 1870.

Presidió el funeral el arzobispo de Zaragoza fray Manuel García Gil, O.P. Fue enterrado en la iglesia Santa María Sopra Minerva. Estuvieron presentes en su funeral, entre muchos otros, 5 cardenales, 90 obispos y el Maestro de la Orden Dominica.

BIBLIOGRAFÍA

MARTINEZ MARIN José O.P. “Dominicos en Panamá”, Panamá, 2004

OSORIO OSORIO Alberto, “Historia Eclesiástica de Panamá 1815-1915” Panamá, 2000

MANUELITA NÚÑEZ CASTILLEROS