Diferencia entre revisiones de «DELGADO JOSÉ MATÍAS. Las independencias de Centro América»

De Dicionário de História Cultural de la Iglesía en América Latina
Ir a la navegaciónIr a la búsqueda
 
Línea 1: Línea 1:
 
==Prólogo==
 
==Prólogo==
  
José Matías Delgado y de León (San Salvador, 24 de febrero de 1767 - San Salvador, 12 de noviembre de 1832) fue un eclesiástico y político salvadoreño, actor importante en la historia de la emancipación e independencias de las entonces «Provincias de Centroamérica», parte de la Capitanía General de Guatemala, que a su vez era parte del Virreinato de la Nueva España.  
+
José Matías Delgado y de León (San Salvador, 24 de febrero de 1767 - San Salvador, 12 de noviembre de 1832) fue un eclesiástico y político salvadoreño, actor importante en la historia de la emancipación e independencias de las entonces «Provincias de Centroamérica», parte de la Capitanía General de [[GUATEMALA;_Afrodescendientes | Guatemala]], que a su vez era parte del Virreinato de [[NUEVA_ESPAÑA;_Virreinato_de_la | la Nueva España]].  
 
La historia política de estas distintas realidades políticas está íntimamente unida en las primeras décadas del siglo XIX en el proceso emancipador, y en la creación atormentada de los distintos Estados independientes. Uno de los mayores protagonistas centroamericanos en esta historia fue precisamente el sacerdote salvadoreño José Matías Delgado y de León.  
 
La historia política de estas distintas realidades políticas está íntimamente unida en las primeras décadas del siglo XIX en el proceso emancipador, y en la creación atormentada de los distintos Estados independientes. Uno de los mayores protagonistas centroamericanos en esta historia fue precisamente el sacerdote salvadoreño José Matías Delgado y de León.  
  
Realizó sus estudios en el Seminario Tridentino de Guatemala y en la Real y Pontificia Universidad de San Carlos de Guatemala, donde obtuvo el grado de Licenciado y Doctor en Cánones. En San Salvador participó como uno de los principales líderes del fallido movimiento independentista del año 1811, y en el año 1821 fue uno de los firmantes del Acta de independencia centroamericana como miembro de la Diputación Provincial de Guatemala.
+
Realizó sus estudios en el Seminario Tridentino de [[GUATEMALA;_Afrodescendientes | Guatemala]] y en la Real y Pontificia Universidad de San Carlos de [[GUATEMALA;_Afrodescendientes | Guatemala]], donde obtuvo el grado de Licenciado y Doctor en Cánones. En San Salvador participó como uno de los principales líderes del fallido movimiento independentista del año 1811, y en el año 1821 fue uno de los firmantes del Acta de independencia centroamericana como miembro de la Diputación Provincial de [[GUATEMALA;_Afrodescendientes | Guatemala]].
  
Con la anexión de las provincias centroamericanas al Imperio mexicano de Agustín de Iturbide, también encabezó la oposición a la anexión incondicional de la provincia salvadoreña. Tras la abdicación de Iturbide, Delgado fue elegido como el presidente de la Asamblea Constituyente de las Provincias Unidas del Centro de América, y posteriormente fue ilegalmente nombrado como obispo de la nueva diócesis de San Salvador, creada por el gobierno del Salvador independiente, sin el debido mandato canónico por parte de la Santa Sede.  
+
Con la anexión de las provincias centroamericanas al Imperio mexicano de [[ITURBIDE,_Agustín_de | Agustín de Iturbide]], también encabezó la oposición a la anexión incondicional de la provincia salvadoreña. Tras la abdicación de Iturbide, Delgado fue elegido como el presidente de la Asamblea Constituyente de las Provincias Unidas del Centro de América, y posteriormente fue ilegalmente nombrado como obispo de la nueva diócesis de San Salvador, creada por el gobierno del Salvador independiente, sin el debido mandato canónico por parte de la Santa Sede.  
  
El hecho provocó una fuerte polémica que vio involucrados el arzobispo metropolitano de Guatemala Ramón Casaus y Torres −del que dependía El Salvador−, el gobierno del nuevo Estado, el candidato designado por este −José Matías Delgado y de León− y la Santa Sede, que anuló dicho nombramiento y al final dictaminó una grave pena de excomunión contra el mismo, pena que no llegó a ejecutarse por no haber llegado debidamente el breve con la misma a sus destinatarios.
+
El hecho provocó una fuerte polémica que vio involucrados el arzobispo metropolitano de [[GUATEMALA;_Afrodescendientes | Guatemala]] Ramón Casaus y Torres −del que dependía El Salvador−, el gobierno del nuevo Estado, el candidato designado por este −José Matías Delgado y de León− y la Santa Sede, que anuló dicho nombramiento y al final dictaminó una grave pena de excomunión contra el mismo, pena que no llegó a ejecutarse por no haber llegado debidamente el breve con la misma a sus destinatarios.
  
El padre Delgado se involucró en la vida política de Centroamérica en los años en los que se fraguaron las independencias de sus cinco provincias dependientes de la Capitanía General de Guatemala: Guatemala, El Salvador, Costa Rica, Nicaragua y Honduras, que al principio de aquel proceso emancipador lograrían la independencia y formar una «República Federal de Centroamérica».  
+
El padre Delgado se involucró en la vida política de Centroamérica en los años en los que se fraguaron las independencias de sus cinco provincias dependientes de la Capitanía General de [[GUATEMALA;_Afrodescendientes | Guatemala]]: [[GUATEMALA;_Afrodescendientes | Guatemala]], El Salvador, [[COSTA_RICA;_Afrodescendientes | Costa Rica]], Nicaragua y Honduras, que al principio de aquel proceso emancipador lograrían la independencia y formar una «República Federal de Centroamérica».  
  
 
Durante el periodo de Manuel José Arce al frente de dicha república, Delgado −aparte de disputar contra las autoridades federales junto a los liberales salvadoreños y guatemaltecos− tuvo un papel determinante en la solución pacífica de la primera guerra civil de la región. Después de su fallecimiento fue reconocido como «Benemérito de la Patria» por parte de la Asamblea Legislativa de El Salvador, y también es considerado como un prócer centroamericano.
 
Durante el periodo de Manuel José Arce al frente de dicha república, Delgado −aparte de disputar contra las autoridades federales junto a los liberales salvadoreños y guatemaltecos− tuvo un papel determinante en la solución pacífica de la primera guerra civil de la región. Después de su fallecimiento fue reconocido como «Benemérito de la Patria» por parte de la Asamblea Legislativa de El Salvador, y también es considerado como un prócer centroamericano.
Línea 16: Línea 16:
 
==Primeros años y educación==
 
==Primeros años y educación==
  
Los ascendientes de José Matías Delgado por la línea paterna, eran originarios de la provincia de Burgos (España). Uno de ellos, Alonso Delgado y Guzmán, nacido en Polán, llegó al continente americano en el siglo XVII. Alonso Delgado fue el padre de Sebastián Delgado, padre a su vez de Pedro Delgado Matamoros, oriundo de Panamá que llevó la familia Delgado a la ciudad de San Salvador. Aquí contrajo matrimonio con Mariana de León Mejía y Lobato Suárez en 1760, descendiente de Sancho de Barahona, compañero de las expediciones de Hernán Cortés y Pedro de Alvarado.  
+
Los ascendientes de José Matías Delgado por la línea paterna, eran originarios de la provincia de Burgos (España). Uno de ellos, Alonso Delgado y Guzmán, nacido en Polán, llegó al continente americano en el siglo XVII. Alonso Delgado fue el padre de Sebastián Delgado, padre a su vez de Pedro Delgado Matamoros, oriundo de Panamá que llevó la familia Delgado a la ciudad de San Salvador. Aquí contrajo matrimonio con Mariana de León Mejía y Lobato Suárez en 1760, descendiente de Sancho de Barahona, compañero de las expediciones de [[CORTÉS,_Hernán | Hernán Cortés]] y [[ALVARADO,_Pedro_de | Pedro de Alvarado]].  
  
 
Pedro Delgado fue alcalde ordinario, regidor y alférez real en El Salvador en 1797. Tuvo siete hijos: Manuel, Miguel, José Matías, Josefa, Juan, Francisco y Mercedes. Sin duda la familia, ya criolla, vivía holgadamente, pues se sabe que poseía bienes inmuebles tanto dentro como fuera de la ciudad.  
 
Pedro Delgado fue alcalde ordinario, regidor y alférez real en El Salvador en 1797. Tuvo siete hijos: Manuel, Miguel, José Matías, Josefa, Juan, Francisco y Mercedes. Sin duda la familia, ya criolla, vivía holgadamente, pues se sabe que poseía bienes inmuebles tanto dentro como fuera de la ciudad.  
Línea 22: Línea 22:
 
De la primera etapa de su vida existe un testimonio de Pedro de Avellaneda cuando Delgado optaba a las órdenes del diaconado. Avellaneda, quien le conocía desde niño, escribe de él lo siguiente: ''“...siempre fue muy moderado, recogido, obediente y de una conducta ejemplar, y que jamás ha sabido se diga de él cosa que desdiga a las buenas costumbres, y santo temor de Dios”.''<ref>Carlos Meléndez Chaverri, ''José Matías Delgado, Prócer Centroamericano'' (San Salvador: Dirección de Publicaciones e Impresos, Consejo Nacional para la Cultura y el Arte, 2000), 77-9.</ref>
 
De la primera etapa de su vida existe un testimonio de Pedro de Avellaneda cuando Delgado optaba a las órdenes del diaconado. Avellaneda, quien le conocía desde niño, escribe de él lo siguiente: ''“...siempre fue muy moderado, recogido, obediente y de una conducta ejemplar, y que jamás ha sabido se diga de él cosa que desdiga a las buenas costumbres, y santo temor de Dios”.''<ref>Carlos Meléndez Chaverri, ''José Matías Delgado, Prócer Centroamericano'' (San Salvador: Dirección de Publicaciones e Impresos, Consejo Nacional para la Cultura y el Arte, 2000), 77-9.</ref>
 
    
 
    
Delgado estudió en el Seminario Tridentino de Guatemala, probablemente por medio de una beca real otorgada por el arzobispo de Guatemala don Cayetano Francos y Monroy, obteniendo la calidad de pasante en leyes. Continuó sus estudios en la Real y Pontificia Universidad de San Carlos de Borromeo en Guatemala, recibiendo el grado de bachiller en Filosofía; estudió además Sagrados Cánones y Leyes, y por un año Teología Moral con brillantes resultados. Se sabe también que trabajó en el bufete de don Manuel Talavera, abogado de la Real Audiencia.  
+
Delgado estudió en el Seminario Tridentino de [[GUATEMALA;_Afrodescendientes | Guatemala]], probablemente por medio de una beca real otorgada por el arzobispo de [[GUATEMALA;_Afrodescendientes | Guatemala]] don Cayetano Francos y Monroy, obteniendo la calidad de pasante en leyes. Continuó sus estudios en la Real y Pontificia Universidad de San Carlos de Borromeo en [[GUATEMALA;_Afrodescendientes | Guatemala]], recibiendo el grado de bachiller en Filosofía; estudió además Sagrados Cánones y Leyes, y por un año Teología Moral con brillantes resultados. Se sabe también que trabajó en el bufete de don Manuel Talavera, abogado de la [[AUDIENCIAS_REALES_EN_EL_NUEVO_MUNDO | Real Audiencia]].  
  
 
Para junio de 1794 era clérigo en órdenes menores, y posteriormente solicitó ante el deán y gobernador del arzobispado la obtención de las órdenes de subdiaconado y diaconado. En ese tiempo le faltaba un poco más de un año para obtener el título de Licenciado y Doctor en Cánones, por lo que mandó un memorial al rey Carlos IV solicitando la dispensa para graduarse antes de los cuatro normales, ya que deseaba regresar a San Salvador y ordenarse sacerdote. El rey le concedió todo lo solicitado.
 
Para junio de 1794 era clérigo en órdenes menores, y posteriormente solicitó ante el deán y gobernador del arzobispado la obtención de las órdenes de subdiaconado y diaconado. En ese tiempo le faltaba un poco más de un año para obtener el título de Licenciado y Doctor en Cánones, por lo que mandó un memorial al rey Carlos IV solicitando la dispensa para graduarse antes de los cuatro normales, ya que deseaba regresar a San Salvador y ordenarse sacerdote. El rey le concedió todo lo solicitado.
Línea 35: Línea 35:
 
==Participación en los movimientos independentistas de San Salvador a partir de 1811==
 
==Participación en los movimientos independentistas de San Salvador a partir de 1811==
  
Según los investigadores citados en las referencias, Delgado gozaba de buena reputación, por lo que era consultado en muchas materias tanto civiles como eclesiásticas. Pero Delgado pasará a la historia por ser uno de los próceres de las independencias hispanoamericanas, sacerdote como otros muchos de ellos. Así es representado plásticamente en un cuadro de 1957 del pintor chileno Luis Vergara Ahumada, donde retrata idealmente el primer grito de independencia de Centroamérica en San Salvador. Destacado, en primer plano, se ve al padre Delgado con el brazo derecho extendido.
+
Según los investigadores citados en las referencias, Delgado gozaba de buena reputación, por lo que era consultado en muchas materias tanto civiles como eclesiásticas. Pero Delgado pasará a la historia por ser uno de los próceres de las independencias hispanoamericanas, sacerdote como otros muchos de ellos. Así es representado plásticamente en un cuadro de 1957 del pintor chileno Luis Vergara Ahumada, donde retrata idealmente el primer grito de [[INDEPENDENCIA_DE_CENTROAMÉRICA | independencia de Centroamérica]] en San Salvador. Destacado, en primer plano, se ve al padre Delgado con el brazo derecho extendido.
 
 
En la segunda mitad del siglo XVIII y principios del XIX, se desarrolló el pensamiento marcado por el racionalismo de la llamada Ilustración, que en España se inscribe en el marco general de la Ilustración europea (espíritu crítico, fe en la razón, confianza en la ciencia, afán didáctico).  
+
En la segunda mitad del siglo XVIII y principios del XIX, se desarrolló el pensamiento marcado por el [[CARTA_PASTORAL_CONTRA_LA_FE_RACIONALISTA | racionalismo]] de la llamada Ilustración, que en España se inscribe en el marco general de la Ilustración europea (espíritu crítico, fe en la razón, confianza en la ciencia, afán didáctico).  
  
 
Los ilustrados fueron una minoría culta formada por nobles, funcionarios, burgueses y clérigos. Básicamente se interesaron por la reforma y reactivación de la economía (preocupación por las ciencias útiles, mejora del sistema educativo); crítica moderada de algunos aspectos de la realidad social del país; interés por las nuevas ideas políticas de libertad y democracia, aunque, en su mayor parte, no apoyaron planteamientos revolucionarios.  
 
Los ilustrados fueron una minoría culta formada por nobles, funcionarios, burgueses y clérigos. Básicamente se interesaron por la reforma y reactivación de la economía (preocupación por las ciencias útiles, mejora del sistema educativo); crítica moderada de algunos aspectos de la realidad social del país; interés por las nuevas ideas políticas de libertad y democracia, aunque, en su mayor parte, no apoyaron planteamientos revolucionarios.  
Línea 43: Línea 43:
 
En España destacan en este proceso de pensamiento figuras como la del benedictino Feijóo  y Mayáns, y a lo largo del siglo otras como las de Campomanes, Jovellanos, Capmany o Cabarrús. Se crearon las principales academias, instrumento de difusión de las luces. Se establecieron las Reales Academias de la Lengua, Medicina, Historia, Bellas Artes de San Fernando, el Jardín Botánico y Gabinete de Historia Natural; se crearon las Reales Sociedades Económicas de Amigos del País, preocupadas por la difusión de las «ciencias útiles» y el desarrollo económico.  
 
En España destacan en este proceso de pensamiento figuras como la del benedictino Feijóo  y Mayáns, y a lo largo del siglo otras como las de Campomanes, Jovellanos, Capmany o Cabarrús. Se crearon las principales academias, instrumento de difusión de las luces. Se establecieron las Reales Academias de la Lengua, Medicina, Historia, Bellas Artes de San Fernando, el Jardín Botánico y Gabinete de Historia Natural; se crearon las Reales Sociedades Económicas de Amigos del País, preocupadas por la difusión de las «ciencias útiles» y el desarrollo económico.  
  
Estos movimientos reformistas impulsados ya durante el reinado de Fernando VI, llegaron a su apogeo en el reinado de Carlos III. Los ministros de este monarca, con espíritu renovador, trataron de elevar el nivel económico y cultural del país. El interés por la educación y el progreso científico se concretó en la creación de nuevas instituciones de enseñanza secundaria, de enseñanza superior (Colegio de Cirugía, Escuela de Mineralogía, Escuela de Ingenieros de Caminos) y en la reforma de las Universidades y de los Colegios Mayores.  
+
Estos movimientos reformistas impulsados ya durante el reinado de Fernando VI, llegaron a su apogeo en el reinado de Carlos III. Los ministros de este monarca, con espíritu renovador, trataron de elevar el nivel económico y cultural del país. El interés por la educación y el progreso científico se concretó en la creación de nuevas instituciones de enseñanza secundaria, de enseñanza superior (Colegio de Cirugía, Escuela de Mineralogía, Escuela de Ingenieros de Caminos) y en la reforma de las Universidades y de los [[COLEGIOS_MAYORES_DE_LA_UNIVERSIDAD_DE_CÓRDOBA | Colegios Mayores]].  
  
 
Estas ideas e iniciativas fueron extendiéndose también el Hispanoamérica, sobre todo durante los reinados de Carlos III y Carlos IV, quienes impulsaron una política reformista bajo la mentalidad del llamado «despotismo ilustrado» en las diversas áreas de la cultura y de la administración pública.  
 
Estas ideas e iniciativas fueron extendiéndose también el Hispanoamérica, sobre todo durante los reinados de Carlos III y Carlos IV, quienes impulsaron una política reformista bajo la mentalidad del llamado «despotismo ilustrado» en las diversas áreas de la cultura y de la administración pública.  
Línea 49: Línea 49:
 
Estas reformas y el correspondiente pensamiento ejercieron un notable influjo también en Hispanoamérica, y fueron sin duda germen en muchos grupos de nuevas ideas en los campos de la vida política y cultural. Con frecuencia, y dada la formación que recibían, fueron acogidas entre los clérigos y religiosos que encontraremos luego como adalides de los movimientos de independencia.  
 
Estas reformas y el correspondiente pensamiento ejercieron un notable influjo también en Hispanoamérica, y fueron sin duda germen en muchos grupos de nuevas ideas en los campos de la vida política y cultural. Con frecuencia, y dada la formación que recibían, fueron acogidas entre los clérigos y religiosos que encontraremos luego como adalides de los movimientos de independencia.  
  
Además, los sucesos de la independencia de los Estados Unidos y la Revolución Francesa, influyeron en el pensamiento de los criollos, que se sentían discriminados por la administración borbónica en favor de los peninsulares.  
+
Además, los sucesos de la [[INDEPENDENCIA_DE_LOS_EE.UU._Colaboración_española_(I) | independencia de los Estados Unidos]] y la [[COLOMBIA;_División_del_clero_en_el_proceso_de_Independencia | Revolución Francesa]], influyeron en el pensamiento de los [[CRIOLLOS;_su_aporte_a_la_evangelización | criollos]], que se sentían discriminados por la administración borbónica en favor de los peninsulares.  
  
 
El desarrollo de las ciencias experimentales fue importante: Mutis y Cavanilles en biología, Ulloa y Jorge Juan en Astronomía y Cartografía, Piquer en Medicina y otros muchos en todos los ramos de las ciencias, así como en las exploraciones trasatlánticas por motivos tanto políticos como científicos. También se desarrolló la literatura didáctica y crítica, y se desarrolló la prensa y las revistas literarias y científicas.<ref>Cf. Una síntesis de este proceso en: Search www.historiasiglo20.org</ref>
 
El desarrollo de las ciencias experimentales fue importante: Mutis y Cavanilles en biología, Ulloa y Jorge Juan en Astronomía y Cartografía, Piquer en Medicina y otros muchos en todos los ramos de las ciencias, así como en las exploraciones trasatlánticas por motivos tanto políticos como científicos. También se desarrolló la literatura didáctica y crítica, y se desarrolló la prensa y las revistas literarias y científicas.<ref>Cf. Una síntesis de este proceso en: Search www.historiasiglo20.org</ref>
  
Además, un hecho fundamental que repercutió en las posesiones españolas americanas fue la invasión napoleónica de España, el cautiverio de sus reyes y la obligada impuesta renuncia a la Corona en favor de Napoleón, quien a su vez impuso a su hermano José Bonaparte como rey de España en 1808, lo que desencadenó la resistencia del pueblo español, la formación de juntas patrióticas, y el surgimiento de la Junta Suprema Central que en 1809 invitaba a las Cortes de Cádiz, órgano que reconocía a los americanos como parte activa del estado español; una circunstancia que afirmaba el sentimiento libertario en el continente.<ref>Meléndez Chaverri, “José Matías Delgado”, 103-105.</ref>  
+
Además, un hecho fundamental que repercutió en las posesiones españolas americanas fue la [[INVASIÓN_NAPOLEÓNICA;_Repercusiones_en_Nueva_España | invasión napoleónica]] de España, el cautiverio de sus reyes y la obligada impuesta renuncia a la Corona en favor de Napoleón, quien a su vez impuso a su hermano José Bonaparte como rey de España en 1808, lo que desencadenó la resistencia del pueblo español, la formación de juntas patrióticas, y el surgimiento de la Junta Suprema Central que en 1809 invitaba a las Cortes de Cádiz, órgano que reconocía a los americanos como parte activa del estado español; una circunstancia que afirmaba el sentimiento libertario en el continente.<ref>Meléndez Chaverri, “José Matías Delgado”, 103-105.</ref>  
  
Los criollos de la provincia de San Salvador no escaparon a esa agitación, ya que estaban agobiados por la crisis económica debido a la caída de los precios del añil, principal producto de exportación del Reino de Guatemala, y del cual San Salvador era el principal productor. También comenzaban a cuestionarse el dominio de la metrópoli guatemalteca en el reino.<ref>Cf. Herrera Mena, “La invención liberal”, 5 y Meléndez Chaverri, “José Matías Delgado”, 113-4.</ref>
+
Los [[CRIOLLOS;_su_aporte_a_la_evangelización | criollos]] de la provincia de San Salvador no escaparon a esa agitación, ya que estaban agobiados por la crisis económica debido a la caída de los precios del añil, principal producto de exportación del Reino de [[GUATEMALA;_Afrodescendientes | Guatemala]], y del cual San Salvador era el principal productor. También comenzaban a cuestionarse el dominio de la metrópoli guatemalteca en el reino.<ref>Cf. Herrera Mena, “La invención liberal”, 5 y Meléndez Chaverri, “José Matías Delgado”, 113-4.</ref>
  
Los movimientos que buscaban la autonomía en la provincia salvadoreña eran liderados por minorías cultas, entre las que sobresalían los sacerdotes. Aunque de acuerdo al historiador Carlos Meléndez Chaverri, ellos decidieron confiar la acción política a los criollos seglares, prevenidos de la muerte de Miguel Hidalgo y Costilla en el Virreinato de Nueva España. Sin embargo, los clérigos enfrentaron la censura de las autoridades eclesiásticas de Guatemala, quienes consideraban su conducta como heterodoxa.  
+
Los movimientos que buscaban la autonomía en la provincia salvadoreña eran liderados por minorías cultas, entre las que sobresalían los sacerdotes. Aunque de acuerdo al historiador Carlos Meléndez Chaverri, ellos decidieron confiar la acción política a los [[CRIOLLOS;_su_aporte_a_la_evangelización | criollos]] seglares, prevenidos de la muerte de [[HIDALGO_Y_COSTILLA_GALLAGA,_Miguel | Miguel Hidalgo]] y Costilla en el Virreinato de Nueva España. Sin embargo, los clérigos enfrentaron la censura de las autoridades eclesiásticas de [[GUATEMALA;_Afrodescendientes | Guatemala]], quienes consideraban su conducta como heterodoxa.  
  
Por otra parte, varios de esos líderes independentistas estaban unidos por lazos familiares: el mismo Delgado era tío de Manuel José Arce, guardaba parentesco con la familia Lara y Aranzamendi, y era primo de los hermanos Aguilar. En contraposición a sus aspiraciones, los insubordinados salvadoreños tenían a las autoridades del reino encabezadas por la alianza del capitán general de Guatemala José de Bustamante y Guerra, y el arzobispo Ramón Casaus y Torres.
+
Por otra parte, varios de esos líderes independentistas estaban unidos por lazos familiares: el mismo Delgado era tío de Manuel José Arce, guardaba parentesco con la familia Lara y Aranzamendi, y era primo de los hermanos Aguilar. En contraposición a sus aspiraciones, los insubordinados salvadoreños tenían a las autoridades del reino encabezadas por la alianza del capitán general de [[GUATEMALA;_Afrodescendientes | Guatemala]] José de Bustamante y Guerra, y el arzobispo Ramón Casaus y Torres.
  
En la Intendencia de San Salvador, los criollos tomaron la decisión de buscar la autonomía el año 1811. Un detonante fue el apresamiento del religioso Manuel Aguilar en Guatemala, y el comparendo de su hermano Nicolás ante las autoridades eclesiásticas; además se esparció el rumor que el cura Delgado estaba amenazado a muerte, por lo que grupos de la población se organizaron para defenderle. Para el historiador José Guandique, Delgado y Manuel José Arce se convertirían en el «binomio rebelde» de los acontecimientos posteriores.<ref>José Salvador Guandique, ''Presbítero y doctor José Matías Delgado'' (San Salvador: Ministerio de Educación, 1962), 31 y 45.</ref>
+
En la Intendencia de San Salvador, los [[CRIOLLOS;_su_aporte_a_la_evangelización | criollos]] tomaron la decisión de buscar la autonomía el año 1811. Un detonante fue el apresamiento del religioso Manuel Aguilar en [[GUATEMALA;_Afrodescendientes | Guatemala]], y el comparendo de su hermano Nicolás ante las autoridades eclesiásticas; además se esparció el rumor que el cura Delgado estaba amenazado a muerte, por lo que grupos de la población se organizaron para defenderle. Para el historiador José Guandique, Delgado y Manuel José Arce se convertirían en el «binomio rebelde» de los acontecimientos posteriores.<ref>José Salvador Guandique, ''Presbítero y doctor José Matías Delgado'' (San Salvador: Ministerio de Educación, 1962), 31 y 45.</ref>
  
 
El día 5 de noviembre de ese año, los insurgentes decidieron tomar presos a los españoles peninsulares de San Salvador. De acuerdo a testimonios, en la residencia del cura Delgado se reunían los sediciosos, y su autoridad se advierte en un llamado que dirigió al corregidor Morales ante un reclamo de Pedro de Alda, por el apresamiento de un sujeto de apellido Gutiérrez por parte de los amotinados. En un primer momento, Morales se había negado a presentarse por sus muchas ocupaciones, pero acudió ante una esquela del cura Delgado.<ref>Meléndez Chaverri, “José Matías Delgado”, 139-41.</ref>
 
El día 5 de noviembre de ese año, los insurgentes decidieron tomar presos a los españoles peninsulares de San Salvador. De acuerdo a testimonios, en la residencia del cura Delgado se reunían los sediciosos, y su autoridad se advierte en un llamado que dirigió al corregidor Morales ante un reclamo de Pedro de Alda, por el apresamiento de un sujeto de apellido Gutiérrez por parte de los amotinados. En un primer momento, Morales se había negado a presentarse por sus muchas ocupaciones, pero acudió ante una esquela del cura Delgado.<ref>Meléndez Chaverri, “José Matías Delgado”, 139-41.</ref>
Línea 67: Línea 67:
 
Ese mismo día, tras asumir el poder los rebeldes, el nombre de Delgado aparecía nuevamente demandando la entrega del bastón de mando a Rossi Rubí, comandante del escuadrón de Dragones, quien desatendió la petición. Asimismo, fue también relevante su predicación para que el amotinamiento no se degenerara en violencia.  
 
Ese mismo día, tras asumir el poder los rebeldes, el nombre de Delgado aparecía nuevamente demandando la entrega del bastón de mando a Rossi Rubí, comandante del escuadrón de Dragones, quien desatendió la petición. Asimismo, fue también relevante su predicación para que el amotinamiento no se degenerara en violencia.  
  
Para otra historiadora −María López Velásquez− su posición contrastaba con la de Arce quien predicaba la lucha armada, pues la del sacerdote, por el contrario, era una ''“protesta pacífica, menos frontal, y sin derramamiento de sangre”''.<ref>María Eugenia López Velásquez, ''San Salvador en la Anexión Centroamericana al Imperio del Septentrión'' (San Salvador: CONCULTURA, 2000), 6.</ref>A pesar de todo, la revuelta no halló respaldo en el resto de la provincia, por lo que la sublevación acabó en fracaso.
+
Para otra historiadora −María López Velásquez− su posición contrastaba con la de Arce quien predicaba la [[MÉXICO;_Camino_del_nacimiento_de_un_estado_laico_(XII) | lucha armada]], pues la del sacerdote, por el contrario, era una ''“protesta pacífica, menos frontal, y sin derramamiento de sangre”''.<ref>María Eugenia López Velásquez, ''San Salvador en la Anexión Centroamericana al Imperio del Septentrión'' (San Salvador: CONCULTURA, 2000), 6.</ref>A pesar de todo, la revuelta no halló respaldo en el resto de la provincia, por lo que la sublevación acabó en fracaso.
  
Para acabar con la insubordinación de manera pacífica, las autoridades del reino decidieron enviar una comisión desde la ciudad de Guatemala. Los salvadoreños también organizaron una representación para las conversaciones, de la cual Delgado formó parte. Una vez calmada la situación, el 22 de diciembre de 1811, Delgado expresó en un discurso:
+
Para acabar con la insubordinación de manera pacífica, las autoridades del reino decidieron enviar una comisión desde la ciudad de [[GUATEMALA;_Afrodescendientes | Guatemala]]. Los salvadoreños también organizaron una representación para las conversaciones, de la cual Delgado formó parte. Una vez calmada la situación, el 22 de diciembre de 1811, Delgado expresó en un discurso:
  
 
''“Oid, en este sagrado lugar la voz consoladora de vuestro párroco. Yo que os he acompañado en todas vuestras tribulaciones, que no os he desamparado aun en los momentos más amargos, que siempre me visteis con vosotros en las calles, en las Plazas, en las habitaciones domésticas, en este sagrado templo implorando las clemencias del Señor. Que arrastrado del torrente impetuoso de las convulsiones populares que desgraciadamente arrastraron a esta ilustre Ciudad en los aciagos días 4, 5 y 7 de noviembre, corría de un lugar a otro infatigable y activo, por dar ejemplo de moderación a los unos, dirección a los Magistrados, y consolación a los afligidos …Escuchadme, hijos míos, escuchadme atentos y sosegaos...Hombres atrevidos os han deslumbrado con falsas ideas de bienes aparentes y os condujeron al precipicio. La mano bienhechora del Omnipotente os salvó, la Muy Noble y Leal Ciudad de Santiago de los Caballeros tomó en consideración vuestros males y se encargó de su remedio…”''.<ref>Meléndez Chaverri, “José Matías Delgado”, 171-2.</ref>  
 
''“Oid, en este sagrado lugar la voz consoladora de vuestro párroco. Yo que os he acompañado en todas vuestras tribulaciones, que no os he desamparado aun en los momentos más amargos, que siempre me visteis con vosotros en las calles, en las Plazas, en las habitaciones domésticas, en este sagrado templo implorando las clemencias del Señor. Que arrastrado del torrente impetuoso de las convulsiones populares que desgraciadamente arrastraron a esta ilustre Ciudad en los aciagos días 4, 5 y 7 de noviembre, corría de un lugar a otro infatigable y activo, por dar ejemplo de moderación a los unos, dirección a los Magistrados, y consolación a los afligidos …Escuchadme, hijos míos, escuchadme atentos y sosegaos...Hombres atrevidos os han deslumbrado con falsas ideas de bienes aparentes y os condujeron al precipicio. La mano bienhechora del Omnipotente os salvó, la Muy Noble y Leal Ciudad de Santiago de los Caballeros tomó en consideración vuestros males y se encargó de su remedio…”''.<ref>Meléndez Chaverri, “José Matías Delgado”, 171-2.</ref>  
  
De acuerdo a Chaverri, Delgado debía dar ejemplo de ''“moderación, respeto, y hermandad cristiana”''.<ref>Meléndez Chaverri, “José Matías Delgado”, 171-2.</ref>También José Guandique escribe que Delgado conocía ''“el terreno y decidido a la prosecución de la lucha”'', mantuvo ''“sus propósitos sin ofender a los poderosos en turno”''.<ref>Guandique, “Presbítero y doctor”, 165.</ref>Por el contrario, otras opiniones sostienen que sus palabras iban en contra de los rebeldes y el intento de sublevación.<ref>Así Meléndez Chaverri, “José Matías Delgado”, 171-2.</ref>Sea como fuere, Delgado, por medio de solicitud del capitán general Bustamante al arzobispado guatemalteco, terminó confinado por un tiempo en la Ciudad de Guatemala.<ref>Cf. Francisco J. Monterey, ''Historia de El Salvador, Anotaciones Cronológicas 1810-1842'' (San Salvador: Editorial Universitaria, 1996), 22; Xiomara Avendaño Rojas, “San Salvador: de Intendencia a Estado, 1786-1823”, Universidad de El Salvador.</ref>
+
De acuerdo a Chaverri, Delgado debía dar ejemplo de ''“moderación, respeto, y hermandad cristiana”''.<ref>Meléndez Chaverri, “José Matías Delgado”, 171-2.</ref>También José Guandique escribe que Delgado conocía ''“el terreno y decidido a la prosecución de la lucha”'', mantuvo ''“sus propósitos sin ofender a los poderosos en turno”''.<ref>Guandique, “Presbítero y doctor”, 165.</ref>Por el contrario, otras opiniones sostienen que sus palabras iban en contra de los rebeldes y el intento de sublevación.<ref>Así Meléndez Chaverri, “José Matías Delgado”, 171-2.</ref>Sea como fuere, Delgado, por medio de solicitud del capitán general Bustamante al arzobispado guatemalteco, terminó confinado por un tiempo en la Ciudad de [[GUATEMALA;_Afrodescendientes | Guatemala]].<ref>Cf. Francisco J. Monterey, ''Historia de El Salvador, Anotaciones Cronológicas 1810-1842'' (San Salvador: Editorial Universitaria, 1996), 22; Xiomara Avendaño Rojas, “San Salvador: de Intendencia a Estado, 1786-1823”, Universidad de El Salvador.</ref>
  
 
==Movimiento de 1814==
 
==Movimiento de 1814==
  
El año 1812 entró en vigencia la Constitución de Cádiz que contenía un espíritu liberal, y que además otorgaba autoridad a los ayuntamientos americanos. El mismo Delgado pronunció un sermón el 8 de octubre de ese año cuando se juró la constitución en San Salvador. Uno de los puntos de la Ley Fundamental, era la erección de diputaciones provinciales, por lo que dos de ellas fueron establecidas en el Reino de Guatemala: una en la misma provincia de Guatemala, que comprendía a Comayagua y San Salvador, y la otra en León.  
+
El año 1812 entró en vigencia la Constitución de Cádiz que contenía un espíritu liberal, y que además otorgaba autoridad a los [[CABILDOS | ayuntamientos]] americanos. El mismo Delgado pronunció un sermón el 8 de octubre de ese año cuando se juró la constitución en San Salvador. Uno de los puntos de la Ley Fundamental, era la erección de diputaciones provinciales, por lo que dos de ellas fueron establecidas en el Reino de [[GUATEMALA;_Afrodescendientes | Guatemala]]: una en la misma provincia de [[GUATEMALA;_Afrodescendientes | Guatemala]], que comprendía a Comayagua y San Salvador, y la otra en León.  
  
 
Delgado integró la diputación guatemalteca junto a Mariano García Reyes, José María Pérez, José Simeón Cañas, Eulogio Correa, Bruno Medina y Mariano Pavón; la diputación fue instalada el 2 de septiembre de 1813. En noviembre, Delgado resultó elegido como rector de la Universidad de San Carlos, cargo en el que se mantuvo hasta el 10 de noviembre de 1814.
 
Delgado integró la diputación guatemalteca junto a Mariano García Reyes, José María Pérez, José Simeón Cañas, Eulogio Correa, Bruno Medina y Mariano Pavón; la diputación fue instalada el 2 de septiembre de 1813. En noviembre, Delgado resultó elegido como rector de la Universidad de San Carlos, cargo en el que se mantuvo hasta el 10 de noviembre de 1814.
  
A principios de ese año, en la provincia de San Salvador estalló una nueva insurrección. Nuevamente el cura Delgado era objeto de rumores, cuando el 5 de septiembre de 1813 se difundió la noticia de que se encontraba detenido en Guatemala, por órdenes de Bustamante y Guerra. El entonces intendente de San Salvador, José María Peinado, trató de calmar la situación e instó a los pobladores de San Salvador que esperasen el correo de Guatemala para confirmar las noticias.  
+
A principios de ese año, en la provincia de San Salvador estalló una nueva insurrección. Nuevamente el cura Delgado era objeto de rumores, cuando el 5 de septiembre de 1813 se difundió la noticia de que se encontraba detenido en [[GUATEMALA;_Afrodescendientes | Guatemala]], por órdenes de Bustamante y Guerra. El entonces intendente de San Salvador, José María Peinado, trató de calmar la situación e instó a los pobladores de San Salvador que esperasen el correo de [[GUATEMALA;_Afrodescendientes | Guatemala]] para confirmar las noticias.  
  
Noticias llegadas de Guatemala del mismo Delgado desmintieron las sospechas, pero estas continuaron vivas al ser acusado ante el gobierno español de ser cómplice en la preparación de los levantamientos.  
+
Noticias llegadas de [[GUATEMALA;_Afrodescendientes | Guatemala]] del mismo Delgado desmintieron las sospechas, pero estas continuaron vivas al ser acusado ante el gobierno español de ser cómplice en la preparación de los levantamientos.  
  
La rebelión ocurrió el día 24 de enero de 1814 en la que el hermano de José Matías Delgado, Miguel, estaba involucrado ya que en la casa de los Delgado fue encontrada una carta dirigida a José María Morelos −rebelde mexicano− que contenía el borrador de un bando y capítulos de la Constitución ''“que se deseaba implantar”'', y la cual era firmada por los sublevados, entre ellos Miguel.  
+
La rebelión ocurrió el día 24 de enero de 1814 en la que el hermano de José Matías Delgado, Miguel, estaba involucrado ya que en la casa de los Delgado fue encontrada una carta dirigida a [[MORELOS_Y_PAVÓN,_José_María | José María Morelos]] −rebelde mexicano− que contenía el borrador de un bando y capítulos de la Constitución ''“que se deseaba implantar”'', y la cual era firmada por los sublevados, entre ellos Miguel.  
  
 
Así acabaría en prisión junto a Juan Manuel Rodríguez, Santiago José Celis y Crisógono Pérez, entre otros. José Matías Delgado quiso dirigirse a su ciudad para intentar aplacar los ánimos, pero su viaje fue impedido por las autoridades guatemaltecas. Pese a todo, esta nueva insurrección terminó en fracaso y muchos de los involucrados terminaron presos.  
 
Así acabaría en prisión junto a Juan Manuel Rodríguez, Santiago José Celis y Crisógono Pérez, entre otros. José Matías Delgado quiso dirigirse a su ciudad para intentar aplacar los ánimos, pero su viaje fue impedido por las autoridades guatemaltecas. Pese a todo, esta nueva insurrección terminó en fracaso y muchos de los involucrados terminaron presos.  
  
Ese mismo año, la Constitución de Cádiz fue derogada el día 4 de mayo por el rey Fernando VII. Como consecuencia, el diputado a las Cortes por parte de Guatemala, el canónigo Antonio Larrazábal, acabó también preso junto con otros diputados de aquellas Cortes, acusados de alta traición por haber intentado condenar al rey. Para pedir su liberación, fue elevada una súplica al rey Fernando VII por parte del claustro pleno de la Universidad de San Carlos de la que formaba parte Delgado, como su rector.
+
Ese mismo año, la Constitución de Cádiz fue derogada el día 4 de mayo por el rey Fernando VII. Como consecuencia, el diputado a las Cortes por parte de [[GUATEMALA;_Afrodescendientes | Guatemala]], el canónigo Antonio Larrazábal, acabó también preso junto con otros diputados de aquellas Cortes, acusados de alta traición por haber intentado condenar al rey. Para pedir su liberación, fue elevada una súplica al rey Fernando VII por parte del claustro pleno de la Universidad de San Carlos de la que formaba parte Delgado, como su rector.
  
  
 
==La Independencia y las Provincias Unidas del Centro de América==
 
==La Independencia y las Provincias Unidas del Centro de América==
 
 
 
 
En 1820, la Constitución de Cádiz fue puesta nuevamente en vigencia, debido al pronunciamiento del militar español Rafael del Riego en el mes de enero cuando se dirigía con un destacamento de tropas para achicar las sublevaciones americanas; además, se reinstalaron las diputaciones de Guatemala y León el día 13 de julio de ese año.  
+
En 1820, la Constitución de Cádiz fue puesta nuevamente en vigencia, debido al pronunciamiento del militar español Rafael del Riego en el mes de enero cuando se dirigía con un destacamento de tropas para achicar las sublevaciones americanas; además, se reinstalaron las diputaciones de [[GUATEMALA;_Afrodescendientes | Guatemala]] y León el día 13 de julio de ese año.  
  
 
José Matías Delgado integró la Junta Consultiva Provincial junto a José Simeón Cañas, Mariano Beltranena, José Valdez, José Antonio Rivera Cabeza de Vaca, y José Mariano Calderón, previo al establecimiento de la constitución en la región el día 26 de ese mes.  
 
José Matías Delgado integró la Junta Consultiva Provincial junto a José Simeón Cañas, Mariano Beltranena, José Valdez, José Antonio Rivera Cabeza de Vaca, y José Mariano Calderón, previo al establecimiento de la constitución en la región el día 26 de ese mes.  
  
En 1821 se tuvo noticia en el Reino de Guatemala de la proclamación del Plan de Iguala en el Virreinato de Nueva España en el mes de febrero, en el que se declaraba la independencia de la Nueva España (México) del Imperio español. También Ciudad Real de Chiapas se declaró independiente en agosto.  
+
En 1821 se tuvo noticia en el Reino de [[GUATEMALA;_Afrodescendientes | Guatemala]] de la proclamación del Plan de Iguala en el Virreinato de Nueva España en el mes de febrero, en el que se declaraba la independencia de [[NUEVA_ESPAÑA;_Virreinato_de_la | la Nueva España]] (México) del [[IMPERIO_ESPAÑOL;_razones_de_su_ocaso | Imperio español]]. También Ciudad Real de Chiapas se declaró independiente en agosto.  
  
Ante los hechos, el general español Gabino Gaínza que se encontraba al frente de la Capitanía General de Guatemala, empujado por los independentistas centroamericanos, proclamó la independencia de inmediato. Entonces la Diputación Provincial de Guatemala convocó una junta de todos los funcionarios de la ciudad el 15 de septiembre de 1821, y en la que se redactó el Acta de Independencia de Centroamérica.  
+
Ante los hechos, el general español Gabino Gaínza que se encontraba al frente de la Capitanía General de [[GUATEMALA;_Afrodescendientes | Guatemala]], empujado por los independentistas centroamericanos, proclamó la independencia de inmediato. Entonces la Diputación Provincial de [[GUATEMALA;_Afrodescendientes | Guatemala]] convocó una junta de todos los funcionarios de la ciudad el 15 de septiembre de 1821, y en la que se redactó el Acta de [[INDEPENDENCIA_DE_CENTROAMÉRICA | Independencia de Centroamérica]].  
  
 
Delgado formaba parte del llamado grupo «republicano» o «liberal» (el término liberal había sido acuñado en las Cortes de Cádiz) y fue uno de sus firmantes como miembro de la Diputación. Fue también elegido miembro de la Junta Provisional Consultiva, como representante de San Salvador.  
 
Delgado formaba parte del llamado grupo «republicano» o «liberal» (el término liberal había sido acuñado en las Cortes de Cádiz) y fue uno de sus firmantes como miembro de la Diputación. Fue también elegido miembro de la Junta Provisional Consultiva, como representante de San Salvador.  
  
En San Salvador se conoció del acta de independencia el 21 de septiembre. En el mando de la provincia se encontraba Pedro Barriere<ref>Pedro Barriere, nacido en Cuba, catedrático de cánones en la Universidad de Santo Domingo, era funcionario de la Intendencia de San Salvador desde principios del siglo XIX. A principios de 1821 sustituyó a José María Peinado en el gobierno de la Intendencia de San Salvador. Fue el último Intendente real y el primer gobernante en carácter de jefe político de la Provincia. Tras los acontecimientos referidos de 1821, se trasladó a Guatemala, donde obtuvo el grado de coronel y murió al servicio de Manuel José Arce, en la batalla de Milingo el 18 de mayo de 1827.</ref>−intendente real de San Salvador−, quien rechazó la decisión y mandó detener a los próceres levantados Manuel José Arce, Domingo Antonio de Lara, Juan Manuel Rodríguez, Manuel Castillo, Mariano Fagoaga y otros, llevándolos presos a Guatemala.  
+
En San Salvador se conoció del acta de independencia el 21 de septiembre. En el mando de la provincia se encontraba Pedro Barriere<ref>Pedro Barriere, nacido en [[CUBA;_¿un_fósil_prehistórico? | Cuba]], catedrático de cánones en la [[REPÚBLICA_DOMINICANA;_La_bula_«In_apostolatus_culmine» | Universidad de Santo Domingo]], era funcionario de la Intendencia de San Salvador desde principios del siglo XIX. A principios de 1821 sustituyó a José María Peinado en el gobierno de la Intendencia de San Salvador. Fue el último Intendente real y el primer gobernante en carácter de jefe político de la Provincia. Tras los acontecimientos referidos de 1821, se trasladó a [[GUATEMALA;_Afrodescendientes | Guatemala]], donde obtuvo el grado de coronel y murió al servicio de Manuel José Arce, en la batalla de Milingo el 18 de mayo de 1827.</ref>−intendente real de San Salvador−, quien rechazó la decisión y mandó detener a los próceres levantados Manuel José Arce, Domingo Antonio de Lara, Juan Manuel Rodríguez, Manuel Castillo, Mariano Fagoaga y otros, llevándolos presos a [[GUATEMALA;_Afrodescendientes | Guatemala]].  
  
Sin embargo el día 27 de octubre, José Matías Delgado que había sido nombrado por la Junta Consultiva de Guatemala como nuevo Jefe político de la Intendencia de San Salvador, puso en libertad a los presos que iban por el camino de Santa Ana hacia Guatemala. Al llegar a San Salvador, Barriere dejó el mando de la provincia, y las tropas de voluntarios realistas fueron desarmadas y licenciadas.  
+
Sin embargo el día 27 de octubre, José Matías Delgado que había sido nombrado por la Junta Consultiva de [[GUATEMALA;_Afrodescendientes | Guatemala]] como nuevo Jefe político de la Intendencia de San Salvador, puso en libertad a los presos que iban por el camino de Santa Ana hacia [[GUATEMALA;_Afrodescendientes | Guatemala]]. Al llegar a San Salvador, Barriere dejó el mando de la provincia, y las tropas de voluntarios realistas fueron desarmadas y licenciadas.  
  
 
Los salvadoreños decidieron organizarse como Diputación Provincial de acuerdo a la Constitución de Cádiz, y resultaron electos como representantes de las elites municipales el mismo Arce, Juan Manuel Rodríguez, Sixto Pineda, Antonio José Cañas, Manuel Molina y Cañas, y el presbítero Basilio Zeceña, quienes acompañaron a Delgado como intendente presidente.  
 
Los salvadoreños decidieron organizarse como Diputación Provincial de acuerdo a la Constitución de Cádiz, y resultaron electos como representantes de las elites municipales el mismo Arce, Juan Manuel Rodríguez, Sixto Pineda, Antonio José Cañas, Manuel Molina y Cañas, y el presbítero Basilio Zeceña, quienes acompañaron a Delgado como intendente presidente.  
Línea 114: Línea 114:
 
Delgado, ya como presidente de la nueva Junta Gubernativa, envió una nota a Gaínza en la que le exponía ''“el peligroso estado de venir a una funesta anarquía a consecuencia de la extraordinaria novedad con que se les había sorprendido, mandando que los cabildos en consejo abierto decidan sobre la agregación a México cuando trataban de elegir sus diputados para el Congreso”''.<ref>María Eugenia López Velásquez, ''San Salvador en la Anexión Centroamericana al Imperio del Septentrión'' (San Salvador: CONCULTURA, 2000), 98.</ref>   
 
Delgado, ya como presidente de la nueva Junta Gubernativa, envió una nota a Gaínza en la que le exponía ''“el peligroso estado de venir a una funesta anarquía a consecuencia de la extraordinaria novedad con que se les había sorprendido, mandando que los cabildos en consejo abierto decidan sobre la agregación a México cuando trataban de elegir sus diputados para el Congreso”''.<ref>María Eugenia López Velásquez, ''San Salvador en la Anexión Centroamericana al Imperio del Septentrión'' (San Salvador: CONCULTURA, 2000), 98.</ref>   
  
Durante los meses siguientes, Delgado, junto a Manuel José Arce, encabezaron la resistencia a la resolución del 5 de enero. Además, el mismo Delgado comenzó a enviar manifiestos a los demás partidos de la provincia llamando a la separación de Guatemala. También la Junta salvadoreña decidió erigir un obispado en la Provincia. Como consecuencia, y debido a su participación política, el sacerdote fue acusado de cismático.
+
Durante los meses siguientes, Delgado, junto a Manuel José Arce, encabezaron la resistencia a la resolución del 5 de enero. Además, el mismo Delgado comenzó a enviar manifiestos a los demás partidos de la provincia llamando a la separación de [[GUATEMALA;_Afrodescendientes | Guatemala]]. También la Junta salvadoreña decidió erigir un obispado en la Provincia. Como consecuencia, y debido a su participación política, el sacerdote fue acusado de cismático.
  
La ofensiva desde Guatemala para someter a San Salvador empezó con el despliegue de las tropas al mando de José Nicolás de Abós y Padilla, que trabó batalla con las tropas salvadoreñas comandadas por Arce, quien triunfó en la batalla de Llano El Espino. Otra ofensiva al mando de Manuel Arzú, a pesar de arribar a San Salvador, no pudo consolidar la ocupación.  
+
La ofensiva desde [[GUATEMALA;_Afrodescendientes | Guatemala]] para someter a San Salvador empezó con el despliegue de las tropas al mando de José Nicolás de Abós y Padilla, que trabó batalla con las tropas salvadoreñas comandadas por Arce, quien triunfó en la batalla de Llano El Espino. Otra ofensiva al mando de Manuel Arzú, a pesar de arribar a San Salvador, no pudo consolidar la ocupación.  
  
 
Para cesar las hostilidades se firmó un acuerdo el 10 de octubre de 1822 entre representantes salvadoreños y del Imperio mexicano, en el que se reconoció la voluntad de las provincias que se habían sometido a México y también a las que deseaban sujetarse a San Salvador. Al final el acuerdo quedó a la discreción Iturbide, quien tomó como disensión la conducta de San Salvador y ordenó su sometimiento.
 
Para cesar las hostilidades se firmó un acuerdo el 10 de octubre de 1822 entre representantes salvadoreños y del Imperio mexicano, en el que se reconoció la voluntad de las provincias que se habían sometido a México y también a las que deseaban sujetarse a San Salvador. Al final el acuerdo quedó a la discreción Iturbide, quien tomó como disensión la conducta de San Salvador y ordenó su sometimiento.
Línea 129: Línea 129:
 
Tras la convocatoria de Filísola, la provincia salvadoreña nombró a sus representantes. Por San Salvador fueron elegidos José Matías Delgado y José Antonio Jiménez en calidad de diputados propietarios, y como suplentes Pedro José Cuellar y Juan Francisco Sosa. El 24 de junio de 1823, quedó instalada la Asamblea Constituyente de Centroamérica y el mismo Delgado resultó elegido como su presidente. La primera sesión se celebró el 29 de junio, donde Delgado pronunció un célebre discurso:
 
Tras la convocatoria de Filísola, la provincia salvadoreña nombró a sus representantes. Por San Salvador fueron elegidos José Matías Delgado y José Antonio Jiménez en calidad de diputados propietarios, y como suplentes Pedro José Cuellar y Juan Francisco Sosa. El 24 de junio de 1823, quedó instalada la Asamblea Constituyente de Centroamérica y el mismo Delgado resultó elegido como su presidente. La primera sesión se celebró el 29 de junio, donde Delgado pronunció un célebre discurso:
  
''“Si Guatemala celebra con entusiasmo la instalación de su Congreso: si los pueblos perpetuaran justamente su memoria ¿Con qué palabras o expresiones podré ahora manifestar tan glorioso acontecimiento? Yo lo examino y observo en sus diversos aspectos; es propio del siglo de las luces y del sistema general de las Américas, estaba en el orden político de su historia y era una consecuencia tanto más necesaria cuanto más prevista; en fin, es un resultado inevitable de procedimientos tortuosos con que se cuidada evitarlo.''
+
''“Si [[GUATEMALA;_Afrodescendientes | Guatemala]] celebra con entusiasmo la instalación de su Congreso: si los pueblos perpetuaran justamente su memoria ¿Con qué palabras o expresiones podré ahora manifestar tan glorioso acontecimiento? Yo lo examino y observo en sus diversos aspectos; es propio del siglo de las luces y del sistema general de las Américas, estaba en el orden político de su historia y era una consecuencia tanto más necesaria cuanto más prevista; en fin, es un resultado inevitable de procedimientos tortuosos con que se cuidada evitarlo.''
  
 
''Mas cuando lo veo y contemplo con respecto al actual estado de nuestros pueblos, considero que a su debilidad, abyección y miseria se añadió el desprecio, la impostura y violencia; encuentro ya en el mismo suceso un prodigio que haciéndome prescindir de los principios de la ciencia política, lo miro designado con el sello de Dios, porque la mano poderosa del Altísimo obra a favor nuestro.  
 
''Mas cuando lo veo y contemplo con respecto al actual estado de nuestros pueblos, considero que a su debilidad, abyección y miseria se añadió el desprecio, la impostura y violencia; encuentro ya en el mismo suceso un prodigio que haciéndome prescindir de los principios de la ciencia política, lo miro designado con el sello de Dios, porque la mano poderosa del Altísimo obra a favor nuestro.  
  
''''¡Oh Guatemala, San Salvador, Nicaragua y demás provincias del Centro de las Américas! Reconoced y publicad a la faz del universo que la libertad era don precioso con que ha sido criado el hombre y es tan debida a nuestra asociación; que nuestra independencia igualmente santa y costosa al volver ambas a nuestras manos de las infames que nos la habían usurpado, es una restitución ni solo justa por todos los títulos sino también feliz, prodigiosa y divina…”''.<ref>En Meléndez Chaverri, “José Matías Delgado”, 273-6.</ref>
+
''''¡Oh [[GUATEMALA;_Afrodescendientes | Guatemala]], San Salvador, Nicaragua y demás provincias del Centro de las Américas! Reconoced y publicad a la faz del universo que la libertad era don precioso con que ha sido criado el hombre y es tan debida a nuestra asociación; que nuestra independencia igualmente santa y costosa al volver ambas a nuestras manos de las infames que nos la habían usurpado, es una restitución ni solo justa por todos los títulos sino también feliz, prodigiosa y divina…”''.<ref>En Meléndez Chaverri, “José Matías Delgado”, 273-6.</ref>
  
La independencia de las provincias del Reino de Guatemala había sido proclamada por Delgado; José Simeón Cañas, Pedro Molina Mazariegos, Francisco Flores y Felipe Vega, habían realizado el dictamen relativo a la independencia absoluta. El 1 de julio fue emitida la Declaración de Independencia absoluta de Centroamérica, que proclama con el nombre de ''“las Provincias Unidas del Centro de América...”''. Ya Delgado se había referido a la región como ''“las Provincias del Centro de las Américas”''.<ref>Meléndez Chaverri, “José Matías Delgado”, 277-8.</ref>  
+
La independencia de las provincias del Reino de [[GUATEMALA;_Afrodescendientes | Guatemala]] había sido proclamada por Delgado; José Simeón Cañas, Pedro Molina Mazariegos, Francisco Flores y Felipe Vega, habían realizado el dictamen relativo a la independencia absoluta. El 1 de julio fue emitida la Declaración de Independencia absoluta de Centroamérica, que proclama con el nombre de ''“las Provincias Unidas del Centro de América...”''. Ya Delgado se había referido a la región como ''“las Provincias del Centro de las Américas”''.<ref>Meléndez Chaverri, “José Matías Delgado”, 277-8.</ref>  
  
En los nuevos Estados se discutía el sistema que regiría a la nueva república centroamericana, esto es, entre uno federal o centralizado. La opinión que prevalecía en las provincias, a excepción de Guatemala, era el sistema federal similar al de los Estados Unidos.  
+
En los nuevos Estados se discutía el sistema que regiría a la nueva república centroamericana, esto es, entre uno federal o centralizado. La opinión que prevalecía en las provincias, a excepción de [[GUATEMALA;_Afrodescendientes | Guatemala]], era el sistema federal similar al de los Estados Unidos.  
El militar e historiador guatemalteco Manuel Montúfar y Coronado,<ref>Manuel Montúfar y Coronado (Antigua Guatemala, 26 de junio de 1791 – México, 18 de marzo de 1844): coronel, periodista, político conservador e historiador guatemalteco (“Diccionario Histórico Biográfico de Guatemala”, 2004).</ref>atribuye al cura Delgado la definitiva adopción de este sistema, pues le acusaba de buscar el beneficio personal para erigir el obispado de San Salvador, aunque Meléndez Chaverri destaca que la actitud de los salvadoreños ''“en sus luchas libertarias era móvil más que suficiente para la adopción de un sistema por el que soñaban desde 1811”''.<ref>Meléndez Chaverri, “José Matías Delgado”, 279-81</ref>   
+
El militar e historiador guatemalteco Manuel Montúfar y Coronado,<ref>Manuel Montúfar y Coronado (Antigua [[GUATEMALA;_Afrodescendientes | Guatemala]], 26 de junio de 1791 – México, 18 de marzo de 1844): coronel, periodista, político conservador e historiador guatemalteco (“Diccionario Histórico Biográfico de [[GUATEMALA;_Afrodescendientes | Guatemala]]”, 2004).</ref>atribuye al cura Delgado la definitiva adopción de este sistema, pues le acusaba de buscar el beneficio personal para erigir el obispado de San Salvador, aunque Meléndez Chaverri destaca que la actitud de los salvadoreños ''“en sus luchas libertarias era móvil más que suficiente para la adopción de un sistema por el que soñaban desde 1811”''.<ref>Meléndez Chaverri, “José Matías Delgado”, 279-81</ref>   
  
 
Delgado también participó en la redacción de las Bases de la Constitución Federal publicadas el 17 de diciembre de 1823, como parte de una comisión en la que también estaban Pedro Molina, José Francisco Barrundia, y Mariano Gálvez.  
 
Delgado también participó en la redacción de las Bases de la Constitución Federal publicadas el 17 de diciembre de 1823, como parte de una comisión en la que también estaban Pedro Molina, José Francisco Barrundia, y Mariano Gálvez.  
Con la instalación de la República Federal de Centroamérica, el militar salvadoreño Manuel José Arce quedó elegido como su presidente para el año 1825. Asimismo, el sacerdote Delgado estuvo presente en el Congreso Constituyente de El Salvador instalado el 14 de marzo de 1824, como representante salvadoreño ante la Asamblea Constituyente centroamericana. Ese Congreso promulgó la primera Constitución de El Salvador el 12 de junio de 1824.
+
Con la instalación de la República Federal de Centroamérica, el militar salvadoreño Manuel José Arce quedó elegido como su presidente para el año 1825. Asimismo, el sacerdote Delgado estuvo presente en el [[MÉXICO;_Camino_del_nacimiento_de_un_estado_laico_(III) | Congreso Constituyente]] de El Salvador instalado el 14 de marzo de 1824, como representante salvadoreño ante la Asamblea Constituyente centroamericana. Ese Congreso promulgó la primera Constitución de El Salvador el 12 de junio de 1824.
  
 
==NOTAS==
 
==NOTAS==
  
<references/>
+
<references></references>
  
  
Línea 171: Línea 171:
  
 
'''LUIS ERNESTO AYALA BENÍTEZ'''
 
'''LUIS ERNESTO AYALA BENÍTEZ'''
 +
 +
<relatedtags>
 +
[[CABILDOS|CABILDOS]]
 +
 +
[[HIDALGO_Y_COSTILLA_GALLAGA,_Miguel|HIDALGO Y COSTILLA GALLAGA, Miguel]]
 +
 +
[[CRIOLLOS;_su_aporte_a_la_evangelización|CRIOLLOS; su aporte a la evangelización]]
 +
 +
[[IMPERIO_ESPAÑOL;_razones_de_su_ocaso|IMPERIO ESPAÑOL; razones de su ocaso]]
 +
 +
[[MÉXICO;_Camino_del_nacimiento_de_un_estado_laico_(III)|MÉXICO; Camino del nacimiento de un estado laico (III)]]
 +
 +
[[MÉXICO;_Camino_del_nacimiento_de_un_estado_laico_(XII)|MÉXICO; Camino del nacimiento de un estado laico (XII)]]
 +
 +
[[REPÚBLICA_DOMINICANA;_La_bula_«In_apostolatus_culmine»|REPÚBLICA DOMINICANA; La bula «In apostolatus culmine»]]
 +
 +
[[CUBA;_¿un_fósil_prehistórico?|CUBA; ¿un fósil prehistórico?]]
 +
 +
[[ALVARADO,_Pedro_de|ALVARADO, Pedro de]]
 +
 +
[[AUDIENCIAS_REALES_EN_EL_NUEVO_MUNDO|AUDIENCIAS REALES EN EL NUEVO MUNDO]]
 +
 +
[[INDEPENDENCIA_DE_CENTROAMÉRICA|INDEPENDENCIA DE CENTROAMÉRICA]]
 +
 +
[[MORELOS_Y_PAVÓN,_José_María|MORELOS Y PAVÓN, José María]]
 +
 +
[[INVASIÓN_NAPOLEÓNICA;_Repercusiones_en_Nueva_España|INVASIÓN NAPOLEÓNICA; Repercusiones en Nueva España]]
 +
 +
[[CORTÉS,_Hernán|CORTÉS, Hernán]]
 +
 +
[[ITURBIDE,_Agustín_de|ITURBIDE, Agustín de]]
 +
 +
[[CARTA_PASTORAL_CONTRA_LA_FE_RACIONALISTA|CARTA PASTORAL CONTRA LA FE RACIONALISTA]]
 +
 +
[[COLOMBIA;_División_del_clero_en_el_proceso_de_Independencia|COLOMBIA; División del clero en el proceso de Independencia]]
 +
 +
[[COLEGIOS_MAYORES_DE_LA_UNIVERSIDAD_DE_CÓRDOBA|COLEGIOS MAYORES DE LA UNIVERSIDAD DE CÓRDOBA]]
 +
 +
[[INDEPENDENCIA_DE_LOS_EE.UU._Colaboración_española_(I)|INDEPENDENCIA DE LOS EE.UU. Colaboración española (I)]]
 +
 +
[[COSTA_RICA;_Afrodescendientes|COSTA RICA; Afrodescendientes]]
 +
 +
[[NUEVA_ESPAÑA;_Virreinato_de_la|NUEVA ESPAÑA; Virreinato de la]]
 +
 +
[[GUATEMALA;_Afrodescendientes|GUATEMALA; Afrodescendientes]]
 +
</relatedtags>

Revisión actual del 19:10 6 jun 2021

José Matías Delgado y de León (San Salvador, 24 de febrero de 1767 - San Salvador, 12 de noviembre de 1832) fue un eclesiástico y político salvadoreño, actor importante en la historia de la emancipación e independencias de las entonces «Provincias de Centroamérica», parte de la Capitanía General de Guatemala, que a su vez era parte del Virreinato de la Nueva España. La historia política de estas distintas realidades políticas está íntimamente unida en las primeras décadas del siglo XIX en el proceso emancipador, y en la creación atormentada de los distintos Estados independientes. Uno de los mayores protagonistas centroamericanos en esta historia fue precisamente el sacerdote salvadoreño José Matías Delgado y de León.

Realizó sus estudios en el Seminario Tridentino de Guatemala y en la Real y Pontificia Universidad de San Carlos de Guatemala, donde obtuvo el grado de Licenciado y Doctor en Cánones. En San Salvador participó como uno de los principales líderes del fallido movimiento independentista del año 1811, y en el año 1821 fue uno de los firmantes del Acta de independencia centroamericana como miembro de la Diputación Provincial de Guatemala.

Con la anexión de las provincias centroamericanas al Imperio mexicano de Agustín de Iturbide, también encabezó la oposición a la anexión incondicional de la provincia salvadoreña. Tras la abdicación de Iturbide, Delgado fue elegido como el presidente de la Asamblea Constituyente de las Provincias Unidas del Centro de América, y posteriormente fue ilegalmente nombrado como obispo de la nueva diócesis de San Salvador, creada por el gobierno del Salvador independiente, sin el debido mandato canónico por parte de la Santa Sede.

El hecho provocó una fuerte polémica que vio involucrados el arzobispo metropolitano de Guatemala Ramón Casaus y Torres −del que dependía El Salvador−, el gobierno del nuevo Estado, el candidato designado por este −José Matías Delgado y de León− y la Santa Sede, que anuló dicho nombramiento y al final dictaminó una grave pena de excomunión contra el mismo, pena que no llegó a ejecutarse por no haber llegado debidamente el breve con la misma a sus destinatarios.

El padre Delgado se involucró en la vida política de Centroamérica en los años en los que se fraguaron las independencias de sus cinco provincias dependientes de la Capitanía General de Guatemala: Guatemala, El Salvador, Costa Rica, Nicaragua y Honduras, que al principio de aquel proceso emancipador lograrían la independencia y formar una «República Federal de Centroamérica».

Durante el periodo de Manuel José Arce al frente de dicha república, Delgado −aparte de disputar contra las autoridades federales junto a los liberales salvadoreños y guatemaltecos− tuvo un papel determinante en la solución pacífica de la primera guerra civil de la región. Después de su fallecimiento fue reconocido como «Benemérito de la Patria» por parte de la Asamblea Legislativa de El Salvador, y también es considerado como un prócer centroamericano.

Primeros años y educación

Los ascendientes de José Matías Delgado por la línea paterna, eran originarios de la provincia de Burgos (España). Uno de ellos, Alonso Delgado y Guzmán, nacido en Polán, llegó al continente americano en el siglo XVII. Alonso Delgado fue el padre de Sebastián Delgado, padre a su vez de Pedro Delgado Matamoros, oriundo de Panamá que llevó la familia Delgado a la ciudad de San Salvador. Aquí contrajo matrimonio con Mariana de León Mejía y Lobato Suárez en 1760, descendiente de Sancho de Barahona, compañero de las expediciones de Hernán Cortés y Pedro de Alvarado.

Pedro Delgado fue alcalde ordinario, regidor y alférez real en El Salvador en 1797. Tuvo siete hijos: Manuel, Miguel, José Matías, Josefa, Juan, Francisco y Mercedes. Sin duda la familia, ya criolla, vivía holgadamente, pues se sabe que poseía bienes inmuebles tanto dentro como fuera de la ciudad.

De la primera etapa de su vida existe un testimonio de Pedro de Avellaneda cuando Delgado optaba a las órdenes del diaconado. Avellaneda, quien le conocía desde niño, escribe de él lo siguiente: “...siempre fue muy moderado, recogido, obediente y de una conducta ejemplar, y que jamás ha sabido se diga de él cosa que desdiga a las buenas costumbres, y santo temor de Dios”.[1]

Delgado estudió en el Seminario Tridentino de Guatemala, probablemente por medio de una beca real otorgada por el arzobispo de Guatemala don Cayetano Francos y Monroy, obteniendo la calidad de pasante en leyes. Continuó sus estudios en la Real y Pontificia Universidad de San Carlos de Borromeo en Guatemala, recibiendo el grado de bachiller en Filosofía; estudió además Sagrados Cánones y Leyes, y por un año Teología Moral con brillantes resultados. Se sabe también que trabajó en el bufete de don Manuel Talavera, abogado de la Real Audiencia.

Para junio de 1794 era clérigo en órdenes menores, y posteriormente solicitó ante el deán y gobernador del arzobispado la obtención de las órdenes de subdiaconado y diaconado. En ese tiempo le faltaba un poco más de un año para obtener el título de Licenciado y Doctor en Cánones, por lo que mandó un memorial al rey Carlos IV solicitando la dispensa para graduarse antes de los cuatro normales, ya que deseaba regresar a San Salvador y ordenarse sacerdote. El rey le concedió todo lo solicitado.


Retorno a San Salvador

En 1795 regresó a San Salvador para dedicarse al trabajo ministerial apostólico. A finales de 1798 fue nombrado cura de la parroquia del Salvador del Mundo. El templo se encontraba dañado desde el terremoto de 1775, por lo que en 1802 el padre Delgado se empeñó en su reconstrucción. Según el libro «El padre Delgado» de Alberto Luna: “...entre él y su familia donaron a la iglesia la suma de veinte mil pesos y, concluidos que fueron, acudió a la caridad pública, que no lo abandonó en ningún momento, viendo que el óbolo era empleado honradamente. Él mismo trazó e hizo ejecutar los planos…”.[2]

El templo fue bendecido en junio de 1808, pero aún quedaba pendiente pagar las sumas debidas a los obreros y otros gastos. Para solventarlas, Delgado vendió su derecho de herencia en una hacienda, y no siendo suficiente, tuvo la intención de vender su biblioteca, pero fue persuadido por Silvestre García de la tercera orden franciscana quien liquidó la suma restante.[3]Según otro historiador, Mauricio Domínguez T.: “Delgado logró la colaboración total de los habitantes de la provincia, prueba irrefutable de que su popularidad era absoluta”.[4]Se afirma también que Delgado era miembro de la Congregación del Oratorio de San Felipe Neri.[5]

Participación en los movimientos independentistas de San Salvador a partir de 1811

Según los investigadores citados en las referencias, Delgado gozaba de buena reputación, por lo que era consultado en muchas materias tanto civiles como eclesiásticas. Pero Delgado pasará a la historia por ser uno de los próceres de las independencias hispanoamericanas, sacerdote como otros muchos de ellos. Así es representado plásticamente en un cuadro de 1957 del pintor chileno Luis Vergara Ahumada, donde retrata idealmente el primer grito de independencia de Centroamérica en San Salvador. Destacado, en primer plano, se ve al padre Delgado con el brazo derecho extendido.

En la segunda mitad del siglo XVIII y principios del XIX, se desarrolló el pensamiento marcado por el racionalismo de la llamada Ilustración, que en España se inscribe en el marco general de la Ilustración europea (espíritu crítico, fe en la razón, confianza en la ciencia, afán didáctico).

Los ilustrados fueron una minoría culta formada por nobles, funcionarios, burgueses y clérigos. Básicamente se interesaron por la reforma y reactivación de la economía (preocupación por las ciencias útiles, mejora del sistema educativo); crítica moderada de algunos aspectos de la realidad social del país; interés por las nuevas ideas políticas de libertad y democracia, aunque, en su mayor parte, no apoyaron planteamientos revolucionarios.

En España destacan en este proceso de pensamiento figuras como la del benedictino Feijóo y Mayáns, y a lo largo del siglo otras como las de Campomanes, Jovellanos, Capmany o Cabarrús. Se crearon las principales academias, instrumento de difusión de las luces. Se establecieron las Reales Academias de la Lengua, Medicina, Historia, Bellas Artes de San Fernando, el Jardín Botánico y Gabinete de Historia Natural; se crearon las Reales Sociedades Económicas de Amigos del País, preocupadas por la difusión de las «ciencias útiles» y el desarrollo económico.

Estos movimientos reformistas impulsados ya durante el reinado de Fernando VI, llegaron a su apogeo en el reinado de Carlos III. Los ministros de este monarca, con espíritu renovador, trataron de elevar el nivel económico y cultural del país. El interés por la educación y el progreso científico se concretó en la creación de nuevas instituciones de enseñanza secundaria, de enseñanza superior (Colegio de Cirugía, Escuela de Mineralogía, Escuela de Ingenieros de Caminos) y en la reforma de las Universidades y de los Colegios Mayores.

Estas ideas e iniciativas fueron extendiéndose también el Hispanoamérica, sobre todo durante los reinados de Carlos III y Carlos IV, quienes impulsaron una política reformista bajo la mentalidad del llamado «despotismo ilustrado» en las diversas áreas de la cultura y de la administración pública.

Estas reformas y el correspondiente pensamiento ejercieron un notable influjo también en Hispanoamérica, y fueron sin duda germen en muchos grupos de nuevas ideas en los campos de la vida política y cultural. Con frecuencia, y dada la formación que recibían, fueron acogidas entre los clérigos y religiosos que encontraremos luego como adalides de los movimientos de independencia.

Además, los sucesos de la independencia de los Estados Unidos y la Revolución Francesa, influyeron en el pensamiento de los criollos, que se sentían discriminados por la administración borbónica en favor de los peninsulares.

El desarrollo de las ciencias experimentales fue importante: Mutis y Cavanilles en biología, Ulloa y Jorge Juan en Astronomía y Cartografía, Piquer en Medicina y otros muchos en todos los ramos de las ciencias, así como en las exploraciones trasatlánticas por motivos tanto políticos como científicos. También se desarrolló la literatura didáctica y crítica, y se desarrolló la prensa y las revistas literarias y científicas.[6]

Además, un hecho fundamental que repercutió en las posesiones españolas americanas fue la invasión napoleónica de España, el cautiverio de sus reyes y la obligada impuesta renuncia a la Corona en favor de Napoleón, quien a su vez impuso a su hermano José Bonaparte como rey de España en 1808, lo que desencadenó la resistencia del pueblo español, la formación de juntas patrióticas, y el surgimiento de la Junta Suprema Central que en 1809 invitaba a las Cortes de Cádiz, órgano que reconocía a los americanos como parte activa del estado español; una circunstancia que afirmaba el sentimiento libertario en el continente.[7]

Los criollos de la provincia de San Salvador no escaparon a esa agitación, ya que estaban agobiados por la crisis económica debido a la caída de los precios del añil, principal producto de exportación del Reino de Guatemala, y del cual San Salvador era el principal productor. También comenzaban a cuestionarse el dominio de la metrópoli guatemalteca en el reino.[8]

Los movimientos que buscaban la autonomía en la provincia salvadoreña eran liderados por minorías cultas, entre las que sobresalían los sacerdotes. Aunque de acuerdo al historiador Carlos Meléndez Chaverri, ellos decidieron confiar la acción política a los criollos seglares, prevenidos de la muerte de Miguel Hidalgo y Costilla en el Virreinato de Nueva España. Sin embargo, los clérigos enfrentaron la censura de las autoridades eclesiásticas de Guatemala, quienes consideraban su conducta como heterodoxa.

Por otra parte, varios de esos líderes independentistas estaban unidos por lazos familiares: el mismo Delgado era tío de Manuel José Arce, guardaba parentesco con la familia Lara y Aranzamendi, y era primo de los hermanos Aguilar. En contraposición a sus aspiraciones, los insubordinados salvadoreños tenían a las autoridades del reino encabezadas por la alianza del capitán general de Guatemala José de Bustamante y Guerra, y el arzobispo Ramón Casaus y Torres.

En la Intendencia de San Salvador, los criollos tomaron la decisión de buscar la autonomía el año 1811. Un detonante fue el apresamiento del religioso Manuel Aguilar en Guatemala, y el comparendo de su hermano Nicolás ante las autoridades eclesiásticas; además se esparció el rumor que el cura Delgado estaba amenazado a muerte, por lo que grupos de la población se organizaron para defenderle. Para el historiador José Guandique, Delgado y Manuel José Arce se convertirían en el «binomio rebelde» de los acontecimientos posteriores.[9]

El día 5 de noviembre de ese año, los insurgentes decidieron tomar presos a los españoles peninsulares de San Salvador. De acuerdo a testimonios, en la residencia del cura Delgado se reunían los sediciosos, y su autoridad se advierte en un llamado que dirigió al corregidor Morales ante un reclamo de Pedro de Alda, por el apresamiento de un sujeto de apellido Gutiérrez por parte de los amotinados. En un primer momento, Morales se había negado a presentarse por sus muchas ocupaciones, pero acudió ante una esquela del cura Delgado.[10]

Ese mismo día, tras asumir el poder los rebeldes, el nombre de Delgado aparecía nuevamente demandando la entrega del bastón de mando a Rossi Rubí, comandante del escuadrón de Dragones, quien desatendió la petición. Asimismo, fue también relevante su predicación para que el amotinamiento no se degenerara en violencia.

Para otra historiadora −María López Velásquez− su posición contrastaba con la de Arce quien predicaba la lucha armada, pues la del sacerdote, por el contrario, era una “protesta pacífica, menos frontal, y sin derramamiento de sangre”.[11]A pesar de todo, la revuelta no halló respaldo en el resto de la provincia, por lo que la sublevación acabó en fracaso.

Para acabar con la insubordinación de manera pacífica, las autoridades del reino decidieron enviar una comisión desde la ciudad de Guatemala. Los salvadoreños también organizaron una representación para las conversaciones, de la cual Delgado formó parte. Una vez calmada la situación, el 22 de diciembre de 1811, Delgado expresó en un discurso:

“Oid, en este sagrado lugar la voz consoladora de vuestro párroco. Yo que os he acompañado en todas vuestras tribulaciones, que no os he desamparado aun en los momentos más amargos, que siempre me visteis con vosotros en las calles, en las Plazas, en las habitaciones domésticas, en este sagrado templo implorando las clemencias del Señor. Que arrastrado del torrente impetuoso de las convulsiones populares que desgraciadamente arrastraron a esta ilustre Ciudad en los aciagos días 4, 5 y 7 de noviembre, corría de un lugar a otro infatigable y activo, por dar ejemplo de moderación a los unos, dirección a los Magistrados, y consolación a los afligidos …Escuchadme, hijos míos, escuchadme atentos y sosegaos...Hombres atrevidos os han deslumbrado con falsas ideas de bienes aparentes y os condujeron al precipicio. La mano bienhechora del Omnipotente os salvó, la Muy Noble y Leal Ciudad de Santiago de los Caballeros tomó en consideración vuestros males y se encargó de su remedio…”.[12]

De acuerdo a Chaverri, Delgado debía dar ejemplo de “moderación, respeto, y hermandad cristiana”.[13]También José Guandique escribe que Delgado conocía “el terreno y decidido a la prosecución de la lucha”, mantuvo “sus propósitos sin ofender a los poderosos en turno”.[14]Por el contrario, otras opiniones sostienen que sus palabras iban en contra de los rebeldes y el intento de sublevación.[15]Sea como fuere, Delgado, por medio de solicitud del capitán general Bustamante al arzobispado guatemalteco, terminó confinado por un tiempo en la Ciudad de Guatemala.[16]

Movimiento de 1814

El año 1812 entró en vigencia la Constitución de Cádiz que contenía un espíritu liberal, y que además otorgaba autoridad a los ayuntamientos americanos. El mismo Delgado pronunció un sermón el 8 de octubre de ese año cuando se juró la constitución en San Salvador. Uno de los puntos de la Ley Fundamental, era la erección de diputaciones provinciales, por lo que dos de ellas fueron establecidas en el Reino de Guatemala: una en la misma provincia de Guatemala, que comprendía a Comayagua y San Salvador, y la otra en León.

Delgado integró la diputación guatemalteca junto a Mariano García Reyes, José María Pérez, José Simeón Cañas, Eulogio Correa, Bruno Medina y Mariano Pavón; la diputación fue instalada el 2 de septiembre de 1813. En noviembre, Delgado resultó elegido como rector de la Universidad de San Carlos, cargo en el que se mantuvo hasta el 10 de noviembre de 1814.

A principios de ese año, en la provincia de San Salvador estalló una nueva insurrección. Nuevamente el cura Delgado era objeto de rumores, cuando el 5 de septiembre de 1813 se difundió la noticia de que se encontraba detenido en Guatemala, por órdenes de Bustamante y Guerra. El entonces intendente de San Salvador, José María Peinado, trató de calmar la situación e instó a los pobladores de San Salvador que esperasen el correo de Guatemala para confirmar las noticias.

Noticias llegadas de Guatemala del mismo Delgado desmintieron las sospechas, pero estas continuaron vivas al ser acusado ante el gobierno español de ser cómplice en la preparación de los levantamientos.

La rebelión ocurrió el día 24 de enero de 1814 en la que el hermano de José Matías Delgado, Miguel, estaba involucrado ya que en la casa de los Delgado fue encontrada una carta dirigida a José María Morelos −rebelde mexicano− que contenía el borrador de un bando y capítulos de la Constitución “que se deseaba implantar”, y la cual era firmada por los sublevados, entre ellos Miguel.

Así acabaría en prisión junto a Juan Manuel Rodríguez, Santiago José Celis y Crisógono Pérez, entre otros. José Matías Delgado quiso dirigirse a su ciudad para intentar aplacar los ánimos, pero su viaje fue impedido por las autoridades guatemaltecas. Pese a todo, esta nueva insurrección terminó en fracaso y muchos de los involucrados terminaron presos.

Ese mismo año, la Constitución de Cádiz fue derogada el día 4 de mayo por el rey Fernando VII. Como consecuencia, el diputado a las Cortes por parte de Guatemala, el canónigo Antonio Larrazábal, acabó también preso junto con otros diputados de aquellas Cortes, acusados de alta traición por haber intentado condenar al rey. Para pedir su liberación, fue elevada una súplica al rey Fernando VII por parte del claustro pleno de la Universidad de San Carlos de la que formaba parte Delgado, como su rector.


La Independencia y las Provincias Unidas del Centro de América

En 1820, la Constitución de Cádiz fue puesta nuevamente en vigencia, debido al pronunciamiento del militar español Rafael del Riego en el mes de enero cuando se dirigía con un destacamento de tropas para achicar las sublevaciones americanas; además, se reinstalaron las diputaciones de Guatemala y León el día 13 de julio de ese año.

José Matías Delgado integró la Junta Consultiva Provincial junto a José Simeón Cañas, Mariano Beltranena, José Valdez, José Antonio Rivera Cabeza de Vaca, y José Mariano Calderón, previo al establecimiento de la constitución en la región el día 26 de ese mes.

En 1821 se tuvo noticia en el Reino de Guatemala de la proclamación del Plan de Iguala en el Virreinato de Nueva España en el mes de febrero, en el que se declaraba la independencia de la Nueva España (México) del Imperio español. También Ciudad Real de Chiapas se declaró independiente en agosto.

Ante los hechos, el general español Gabino Gaínza que se encontraba al frente de la Capitanía General de Guatemala, empujado por los independentistas centroamericanos, proclamó la independencia de inmediato. Entonces la Diputación Provincial de Guatemala convocó una junta de todos los funcionarios de la ciudad el 15 de septiembre de 1821, y en la que se redactó el Acta de Independencia de Centroamérica.

Delgado formaba parte del llamado grupo «republicano» o «liberal» (el término liberal había sido acuñado en las Cortes de Cádiz) y fue uno de sus firmantes como miembro de la Diputación. Fue también elegido miembro de la Junta Provisional Consultiva, como representante de San Salvador.

En San Salvador se conoció del acta de independencia el 21 de septiembre. En el mando de la provincia se encontraba Pedro Barriere[17]−intendente real de San Salvador−, quien rechazó la decisión y mandó detener a los próceres levantados Manuel José Arce, Domingo Antonio de Lara, Juan Manuel Rodríguez, Manuel Castillo, Mariano Fagoaga y otros, llevándolos presos a Guatemala.

Sin embargo el día 27 de octubre, José Matías Delgado que había sido nombrado por la Junta Consultiva de Guatemala como nuevo Jefe político de la Intendencia de San Salvador, puso en libertad a los presos que iban por el camino de Santa Ana hacia Guatemala. Al llegar a San Salvador, Barriere dejó el mando de la provincia, y las tropas de voluntarios realistas fueron desarmadas y licenciadas.

Los salvadoreños decidieron organizarse como Diputación Provincial de acuerdo a la Constitución de Cádiz, y resultaron electos como representantes de las elites municipales el mismo Arce, Juan Manuel Rodríguez, Sixto Pineda, Antonio José Cañas, Manuel Molina y Cañas, y el presbítero Basilio Zeceña, quienes acompañaron a Delgado como intendente presidente.

El nuevo gobierno salvadoreño tomó posesión el 28 de noviembre. Pero ya entonces surgieron disensiones entre los componentes de aquella Diputación entre los que abogaban por la fidelidad al antiguo régimen y los que apostaban por la independencia.

Delgado, ya como presidente de la nueva Junta Gubernativa, envió una nota a Gaínza en la que le exponía “el peligroso estado de venir a una funesta anarquía a consecuencia de la extraordinaria novedad con que se les había sorprendido, mandando que los cabildos en consejo abierto decidan sobre la agregación a México cuando trataban de elegir sus diputados para el Congreso”.[18]

Durante los meses siguientes, Delgado, junto a Manuel José Arce, encabezaron la resistencia a la resolución del 5 de enero. Además, el mismo Delgado comenzó a enviar manifiestos a los demás partidos de la provincia llamando a la separación de Guatemala. También la Junta salvadoreña decidió erigir un obispado en la Provincia. Como consecuencia, y debido a su participación política, el sacerdote fue acusado de cismático.

La ofensiva desde Guatemala para someter a San Salvador empezó con el despliegue de las tropas al mando de José Nicolás de Abós y Padilla, que trabó batalla con las tropas salvadoreñas comandadas por Arce, quien triunfó en la batalla de Llano El Espino. Otra ofensiva al mando de Manuel Arzú, a pesar de arribar a San Salvador, no pudo consolidar la ocupación.

Para cesar las hostilidades se firmó un acuerdo el 10 de octubre de 1822 entre representantes salvadoreños y del Imperio mexicano, en el que se reconoció la voluntad de las provincias que se habían sometido a México y también a las que deseaban sujetarse a San Salvador. Al final el acuerdo quedó a la discreción Iturbide, quien tomó como disensión la conducta de San Salvador y ordenó su sometimiento.

Vicente Filísola, general realista español ahora unido a Iturbide, comandó las tropas imperiales mexicanas sobre San Salvador, pero el 12 de noviembre el gobierno salvadoreño acordó la incorporación al Imperio mexicano. Sin embargo, su cumplimiento se haría efectivo a condición de que se suspendiera la marcha de los militares, así como se reconociera la erección de la diócesis. Además, mantendrían las armas y dependerían de un gobierno central.

Filísola interpretó esto como una dilación, por lo que declaró nula la resolución y reclamó la jurisdicción al Imperio. Ante los hechos, los salvadoreños declararon nula la incorporación al Imperio mexicano y acordaron la incorporación a los Estados Unidos el día 2 de diciembre de 1822. La declaración no detuvo a Filísola, que después de ocupar la ciudad salvadoreña de Mejicanos, el 9 de febrero de 1823, tomó San Salvador. Allí tuvo contacto con los dirigentes salvadoreños, entre ellos Delgado, quien terminó confinado en una de sus haciendas. Pero el rumbo de la política en México cambió radicalmente e Iturbide abdicó al trono el 19 de marzo, por lo que Filísola decidió convocar el congreso establecido en el acta del 15 de septiembre.

Presidente de la Asamblea Constituyente de las Provincias Unidas del Centro de América

Tras la convocatoria de Filísola, la provincia salvadoreña nombró a sus representantes. Por San Salvador fueron elegidos José Matías Delgado y José Antonio Jiménez en calidad de diputados propietarios, y como suplentes Pedro José Cuellar y Juan Francisco Sosa. El 24 de junio de 1823, quedó instalada la Asamblea Constituyente de Centroamérica y el mismo Delgado resultó elegido como su presidente. La primera sesión se celebró el 29 de junio, donde Delgado pronunció un célebre discurso:

“Si Guatemala celebra con entusiasmo la instalación de su Congreso: si los pueblos perpetuaran justamente su memoria ¿Con qué palabras o expresiones podré ahora manifestar tan glorioso acontecimiento? Yo lo examino y observo en sus diversos aspectos; es propio del siglo de las luces y del sistema general de las Américas, estaba en el orden político de su historia y era una consecuencia tanto más necesaria cuanto más prevista; en fin, es un resultado inevitable de procedimientos tortuosos con que se cuidada evitarlo.

Mas cuando lo veo y contemplo con respecto al actual estado de nuestros pueblos, considero que a su debilidad, abyección y miseria se añadió el desprecio, la impostura y violencia; encuentro ya en el mismo suceso un prodigio que haciéndome prescindir de los principios de la ciencia política, lo miro designado con el sello de Dios, porque la mano poderosa del Altísimo obra a favor nuestro.

''¡Oh Guatemala, San Salvador, Nicaragua y demás provincias del Centro de las Américas! Reconoced y publicad a la faz del universo que la libertad era don precioso con que ha sido criado el hombre y es tan debida a nuestra asociación; que nuestra independencia igualmente santa y costosa al volver ambas a nuestras manos de las infames que nos la habían usurpado, es una restitución ni solo justa por todos los títulos sino también feliz, prodigiosa y divina…”.[19]

La independencia de las provincias del Reino de Guatemala había sido proclamada por Delgado; José Simeón Cañas, Pedro Molina Mazariegos, Francisco Flores y Felipe Vega, habían realizado el dictamen relativo a la independencia absoluta. El 1 de julio fue emitida la Declaración de Independencia absoluta de Centroamérica, que proclama con el nombre de “las Provincias Unidas del Centro de América...”. Ya Delgado se había referido a la región como “las Provincias del Centro de las Américas”.[20]

En los nuevos Estados se discutía el sistema que regiría a la nueva república centroamericana, esto es, entre uno federal o centralizado. La opinión que prevalecía en las provincias, a excepción de Guatemala, era el sistema federal similar al de los Estados Unidos. El militar e historiador guatemalteco Manuel Montúfar y Coronado,[21]atribuye al cura Delgado la definitiva adopción de este sistema, pues le acusaba de buscar el beneficio personal para erigir el obispado de San Salvador, aunque Meléndez Chaverri destaca que la actitud de los salvadoreños “en sus luchas libertarias era móvil más que suficiente para la adopción de un sistema por el que soñaban desde 1811”.[22]

Delgado también participó en la redacción de las Bases de la Constitución Federal publicadas el 17 de diciembre de 1823, como parte de una comisión en la que también estaban Pedro Molina, José Francisco Barrundia, y Mariano Gálvez. Con la instalación de la República Federal de Centroamérica, el militar salvadoreño Manuel José Arce quedó elegido como su presidente para el año 1825. Asimismo, el sacerdote Delgado estuvo presente en el Congreso Constituyente de El Salvador instalado el 14 de marzo de 1824, como representante salvadoreño ante la Asamblea Constituyente centroamericana. Ese Congreso promulgó la primera Constitución de El Salvador el 12 de junio de 1824.

NOTAS

  1. Carlos Meléndez Chaverri, José Matías Delgado, Prócer Centroamericano (San Salvador: Dirección de Publicaciones e Impresos, Consejo Nacional para la Cultura y el Arte, 2000), 77-9.
  2. Meléndez Chaverri, “José Matías Delgado”, 91-2.
  3. Meléndez Chaverri, “José Matías Delgado”, 91-2.
  4. Mauricio Domínguez T., “El obispado de San Salvador: foco de desavenencia político-religiosa”, Anuario de Estudios Centroamericanos, no. 1 (2011): 91.
  5. Así en: Asociación para el Fomento de los Estudios Históricos en Centroamérica (AFEHC). “Delgado, José Matías”. Disponible en https://www.afehc-historia-centroamericana.org/index_action_fi_aff_id_648/
  6. Cf. Una síntesis de este proceso en: Search www.historiasiglo20.org
  7. Meléndez Chaverri, “José Matías Delgado”, 103-105.
  8. Cf. Herrera Mena, “La invención liberal”, 5 y Meléndez Chaverri, “José Matías Delgado”, 113-4.
  9. José Salvador Guandique, Presbítero y doctor José Matías Delgado (San Salvador: Ministerio de Educación, 1962), 31 y 45.
  10. Meléndez Chaverri, “José Matías Delgado”, 139-41.
  11. María Eugenia López Velásquez, San Salvador en la Anexión Centroamericana al Imperio del Septentrión (San Salvador: CONCULTURA, 2000), 6.
  12. Meléndez Chaverri, “José Matías Delgado”, 171-2.
  13. Meléndez Chaverri, “José Matías Delgado”, 171-2.
  14. Guandique, “Presbítero y doctor”, 165.
  15. Así Meléndez Chaverri, “José Matías Delgado”, 171-2.
  16. Cf. Francisco J. Monterey, Historia de El Salvador, Anotaciones Cronológicas 1810-1842 (San Salvador: Editorial Universitaria, 1996), 22; Xiomara Avendaño Rojas, “San Salvador: de Intendencia a Estado, 1786-1823”, Universidad de El Salvador.
  17. Pedro Barriere, nacido en Cuba, catedrático de cánones en la Universidad de Santo Domingo, era funcionario de la Intendencia de San Salvador desde principios del siglo XIX. A principios de 1821 sustituyó a José María Peinado en el gobierno de la Intendencia de San Salvador. Fue el último Intendente real y el primer gobernante en carácter de jefe político de la Provincia. Tras los acontecimientos referidos de 1821, se trasladó a Guatemala, donde obtuvo el grado de coronel y murió al servicio de Manuel José Arce, en la batalla de Milingo el 18 de mayo de 1827.
  18. María Eugenia López Velásquez, San Salvador en la Anexión Centroamericana al Imperio del Septentrión (San Salvador: CONCULTURA, 2000), 98.
  19. En Meléndez Chaverri, “José Matías Delgado”, 273-6.
  20. Meléndez Chaverri, “José Matías Delgado”, 277-8.
  21. Manuel Montúfar y Coronado (Antigua Guatemala, 26 de junio de 1791 – México, 18 de marzo de 1844): coronel, periodista, político conservador e historiador guatemalteco (“Diccionario Histórico Biográfico de Guatemala”, 2004).
  22. Meléndez Chaverri, “José Matías Delgado”, 279-81


BIBLIOGRAFÍA

Ayala Benítez, Luis Ernesto. “La Iglesia y la Independencia política de Centro América: «el caso del Estado de El Salvador»”. Tesis doctoral. Pontificia Universidad Gregoriana, 2007.

Domínguez T., Mauricio. “El obispado de San Salvador: foco de desavenencia político-religiosa”, Anuario de Estudios Centroamericanos, no. 1 (2011).

Domínguez Sosa, Julio Alberto. Ensayo histórico sobre las tribus nonualcas y su caudillo Anastasio Aquino. San Salvador: Ministerio de Educación, 1964.

Guandique, José Salvador. Presbítero y doctor José Matías Delgado. San Salvador: Ministerio de Educación, 1962.

Herrera Mena, Sajid Alfredo. “Luchas de poder, prácticas políticas y lenguaje constitucional. San Salvador a fines de 1821”, 2011.

Herrera Mena, Sajid Alfredo. “La invención liberal de la identidad estatal salvadoreña, 1824-1839”, Estudios Centroamericanos, no. 684 (60) (2005).

López Velásquez, María Eugenia. San Salvador en la Anexión Centroamericana al Imperio del Septentrión. San Salvador: CONCULTURA, 2000.

Meléndez Chaverri, Carlos. José Matías Delgado, Prócer Centroamericano. San Salvador: Dirección de Publicaciones e Impresos, Consejo Nacional para la Cultura y el Arte, 2000.

Monterey, Francisco J. Historia de El Salvador, Anotaciones Cronológicas 1810-1842. San Salvador: Editorial Universitaria, 1996.


LUIS ERNESTO AYALA BENÍTEZ